13 marzo, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Un director de la Superintendencia General de Seguros y exgerente de la Contraloría General fue la sorpresa en los nombramientos de los nuevos gerentes de la CCSS, pues de los otros tres elegidos dos ya son gerentes y uno fue viceministro de Salud hasta hace menos de un año.

El primero es Luis Fernando Campos Montes, de 48 años, quien tomará la riendas de la Gerencia Administrativa.

Es el actual director de Supervisión de la Superintendencia, que regula los seguros en país. Tres años atrás, lideró la Gerencia de Fiscalización del ente contralor.

Fue precisamente en esta última institución donde Campos emitió informes –la mayoría por incumplimientos– sobre la gestión de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Campos, oriundo de San Isidro de El General pero residente de Alajuela, y con una maestría en banca y finanzas, llega en sustitución de Gustavo Picado, que se mantendrá durante un mes más en la División Administrativa.

Pero Picado no se irá de la Caja, pues la Junta Directiva lo nombró en la Gerencia Financiera, una de las más cuestionadas en el último año por la crisis que enfrenta el seguro social.

Otro debutante. La segunda nueva ficha en la Caja y que estará a cargo de la división Médica es el cirujano y salubrista Mauricio Vargas Fuentes, quien hasta mediados del 2011 fue viceministro de Salud en el equipo de la entonces jerarca de esa cartera, María Luisa Ávila.

Vargas ha trabajado para la Caja, aunque no como parte de su planilla, pues fue uno los fundadores y también gerente de Coopesalud R. L., que en la actualidad le vende servicios a la Caja para la administración y gestión de las clínica de Pavas y Desamparados, ambas en la provincia de San José.

Vargas, de 57 años de edad, tiene una maestría en administración de la salud pública y también ha sido consultor.

Por otra parte, la única que se mantiene en su puesto, el cual ocupaba de manera interina, es Dinorah Garro Herrera, quien seguirá en la Gerencia de Logística.

La funcionaria llegó a esa área de la Caja en octubre anterior después de la salida de Ubaldo Carrillo, uno de los gerentes a los que la Caja les pidió la renuncia para renovar sus altos mandos.

Garro, además, fue la interventora de la Gerencia de Pensiones, la cual a la fecha aún no tiene totalmente definida su ruta pues ayer la Caja anunció que el titular y hasta ayer suspendido Miguel Pacheco Ramírez pasará al Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss).

Este órgano es el brazo académico de la Caja Costarricense de Seguro Social y es el responsable, entre otras cosas, de coordinar y proyectar la formación de especialistas médicos que requiere la entidad.

Pacheco, quien estuvo suspendido 15 meses, durante los cuales devengó más de ¢70 millones en salarios, “colaborará en el proceso cobratorio de los campos clínicos (a las universidades)”, dijo ayer la presidenta ejecutiva de la Caja, Ileana Balmaceda, durante el anuncio de los nombramientos.

Todos los gerentes fueron designados por seis años y asumirán a mediados de abril. Cada uno será evaluado anualmente.

Retos. La más aguda crisis financiera y de gestión espera a los nuevos funcionarios, quienes tendrán sobre la mesa temas como las listas de espera y la discusión con sindicatos de los recortes presupuestarios adoptados este año.

También está en juego el reordenamiento del recurso humano de la institución, la implementación de más controles en los procesos de compra y licitación, así como la gestión y cobro de miles de millones de colones a los morosos.

Balmaceda expresó que en las próximas semanas hará reuniones con cada uno de los gerentes.