6 abril, 2013

Madrid. AFP.  La muerte del director Bigas Luna ha dejado un vacio en la industria cinematográfica de España, pero su vasto legado en la gran pantalla lo hará vivir eternamente.

Nombres de películas como Jamón jamón (1992), La teta y la luna (1994) o Huevos de oro (1993) son una muestra mínima de lo que en vida creó este hombre, con un sello especial y que contaba con la admiración de los cinéfilos de dentro y fuera de su país.

Bigas Luna, quien falleció ayer viernes a los 67 años en una localidad del noreste de España, donde vivía a consecuencia de una larga enfermedad, fue uno de los directores españoles de mayor proyección internacional y dio los primeros papeles a grandes nombres de Hollywood como Javier Bardem, Penélope Cruz, Ariadna Gil o Jordi Mollà.

Precisamente, Bardem y compañía figuran entre los descubrimiento de Bigas Luna que, a lo largo de su amplia carrera cinematográfica que comenzó en 1976 con el filme Tatuaje, se ha destacado por su tino para encontrar nuevos talentos.

Con Bardem y Cruz hizo equipo en Jamón jamón, ícono del sétimo arte en esos años. Con el filme, Luna ganó el León de Plata del Festival de Venecia y el premio del Jurado al Festival Internacional de Cinema de San Sebastián. Bardem fue protagonista también de otros filmes como La teta y la luna y Huevos de oro, en la que Bigas Luna dio una importante oportunidad a Benicio del Toro, que actuó junto a Maribel Verdú.

 En su larga lista de descubrimientos hay que mencionar también a Ariadna Gil, que tuvo su primer papel en el cine en la película Lola (1985) o a Jordi Mollá, que no solo compartió cartel en Jamón jamón con Bardem, sino que hizo lo suyo en Volavérunt (1999) junto a Aitana Sánchez Gijón, protagonista de La camarera del Titanic, rodada por el fallecido director en 1997.

Bigas Luna supo elegir entre 3.000 aspirantes a Verónica Echegui, protagonista de Yo soy la Juani, película rodada en 2006 y por la que la actriz fue candidata al Goya a la mejor actriz revelación.

El pasado noviembre, cuando Javier Bardem estrenó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, instalada junto a la de Penélope Cruz, el actor se acordó especialmente de Bigas Luna, quien le dio la oportunidad de su primer papel protagonista en el cine.

En la fructífera carrera de Bigas Luna tiene un papel importante el mundo de la publicidad.

Desde que en 1995 se uniera a colegas de la talla de Federico Fellini o Woody Allen dejándose seducir por una cadena italiana para rodar un anuncio destinado a las cadenas de televisión, su actividad en este campo fue muy importante.

Ya antes había dado muestras de su buen hacer con anuncios como el que unió en 1992 a Antonio Banderas y Sharon Stone para el cava Freixenet, firma con la que colaboró también para felicitar las pasadas navidades.

Hasta el pasado domingo anterior, Bigas Luna estuvo rodando Segon Origen, la adaptación a la gran pantalla del célebre libro de Manuel de Pedrolo Mecanoscrit del segon origen.