6 agosto, 2006
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Alberto Padilla, presentador del Programa Economía y Finanzas de CNN en español, estuvo en el país del 4 de julio hasta ayer por la mañana, como estudiante del programa de Alta Gerencia del Incae Business School.

Recluido en La Garita, en Alajuela, puntualito a las lecciones, con una mochila en sandalias y buzo, asistía a clases.

El famoso presentador, de nacionalidad mexicana, estuvo aislado del mundo un mes sin televisión ni periódicos.

"Estoy aquí solito en Incatraz" (como le dice en broma al Incae), respondió a nuestro primer contacto con él.

En el Incae hizo un grupo de amigos con los que compartió su tiempo libre, al grupo se le bautizó como "los maleantes".

"Es increíble no me hace falta la televisión ni para verla ni para trabajarla", contó este estudiante que se graduó el viernes.

Y como a la par de un hombre hay una gran mujer, con admiración dice que si no fuera por su esposa Norma, nunca habría podido trabajar en la televisión pues al inicio el salario solo le alcanzaba para pagar su carro.

Norma es una mujer de negocios y en Atlanta tiene una exitosa librería para niños. Este padre de familia extrañó mucho este mes a sus hijos Renato de 7 años y Pablo Alberto de 4.

De adolescente Alberto quiso ser piloto y finalmente lo logró, sus fines de semana los dedica a su familia y a volar.

¿Estudió periodismo?

Yo no estudié periodismo, nunca quise ser periodista, yo quería ser piloto, pero cuando mi padre me dijo "si quieres ser piloto te lo pagas tú" me metí a la universidad a estudiar lo primero que se me cruzó en el camino.

Entonces hice una licenciatura en estudios internacionales en la Universidad de Monterrey, con la idea de dedicarme a las exportaciones.

¿Cómo se involucró es este oficio?

Para graduarme necesitaba hacer una pasantía en una entidad estatal, y de casualidad terminé en el canal de televisión del Gobierno que también tenía una radio.

En la radio daba cápsulas informativas por dos minutos cada hora.

Poco tiempo después, la directora, que era la conductora de la televisión, me propuso hacer lo mismo por televisión, y empecé a medio conducir el programa.

¿De qué manera pasó a las Grandes Ligas?

En 1989 me contrataron en TV Azteca, y un día el presidente de la filial de TV Azteca en Monterrey me ofreció hacer un programa de información financiera y económica, un sueño para ese empresario.

A mi la idea me daba la oportunidad de ser el creador de un programa y de presentar yo solo.

Nunca pensé que las finanzas me llevarían adelante, pero pensé en la experiencia que podría adquirir, y como yo tenía desde entonces la idea de ir a trabajar a Estados Unidos, la tomé como la oportunidad de enriquecer mi currículum.

¿Por qué surgió el interés por Estados Unidos?

Porque en 1994 por casualidad, me habían invitado a hacer un casting para un programa en Telemundo y me ofrecieron trabajo inmediatamente con una oferta salarial muy atractiva, pero al final no se hizo el asunto porque no lograba tener el permiso de trabajo rápidamente, y la cadena me necesitaba inmediatamente.

¿Cómo entró en contacto con CNN?

El programa de Monterrey era el único diario de información financiera en toda América Latina.

En ese momento se estaba creando CNN en español y este incluía un programa diario de información financiera, a partir de ahí se dio un encuentro natural.

En febrero próximo cumplo diez años en el programa.

¿Se puede hacer la economía amigable para el televidente?

Creo que encontramos una fórmula y algo que ayuda es que yo no soy economista, y con todo el respeto para los colegas tampoco soy periodista

Yo estoy seguro que eso tiene mucho que ver pues ponemos los temas en otra perspectiva totalmente diferente.

Creo que hemos encontrado la fórmula para aterrizar los temas y hacerlos lo suficientemente comprensibles para todos.

¿Cómo se proyecta a futuro dentro de la compañía?

Yo no dudaría que alguien hiciera un canal, dedicado exclusivamente a economía y finanzas en español. No quiero decir que el grupo para el que trabajo lo hará, pero el potencial que tiene este tema es enorme.

¿Usted se vería en un proyecto de ese tipo?

Claro que me vería, pues conozco muy bien desde adentro el potencial que esto tendría y creo que eventualmente se va a suceder.

¿Porqué volvió a las aulas?

Llevo 12 años navegando en el ámbito financiero y económico, y creo que lo hago bien, sin embargo, por reto personal quería tener un poco de la base teórica que una buena parte de mi público tiene y que casi el cien por ciento de mis invitados tiene, que es la inmensa base de negocios.

quería hacer una maestría en administración de empresas, pero por mis horarios se me dificultaba.

Finalmente creí conveniente hacer el Programa de Alta Gerencia, desde ese momento tuve claro que solo lo podría hacer en el Incae.

Yo conozco el Incae desde hace años, soy a migo de la institución y la admiro mucho.

¿Cuál ha sido su experiencia de volver de nuevo a las aulas?

Es la primera vez que soy estudiante formal en más de 15 años. He aprendido mucho, académica y personalmente. He descubierto que la madurez y experiencia te moldean y preparan para aprovechar y absorber mejor las maratónicas sesiones diarias durante todo un mes. Pero también que, aunque el promedio de edad de los estudiantes es de 40 años, la manera de divertirse es prácticamente la misma que cuando en la universidad.