25 julio, 2011

Hace 75 años, un visionario maestro creyó en un sueño de prosperidad para los costarricenses. Don Miguel Ángel Castro Carazo puso al servicio de nuestro país una oferta educativa totalmente vinculada a la necesidad de formar nuevos profesionales, la cual llegó hasta los pueblos más lejanos del territorio nacional mediante las herramientas disponibles en aquella época.

A partir de ahí, miles de personas se han favorecido de esta visión y, desde hace años como Universidad, contribuimos a formar y a alcanzar sus metas.

El nombre Castro Carazo se fue asociando de conformidad con los requerimientos de la sociedad.

Inició como una escuela de comercio, más adelante como una institución parauniversitaria y en 1996 se convirtió en la Universidad Metropolitana Castro Carazo (UMCA).

Como institución dirigida por la familia, don Miguel Angel depositó la administración en su esposa, Cornelia, y esta en su hijo, Álvaro Castro.

Posteriormente, Álvaro la puso en manos de sus hijas: Silvia y Pamela, de manera que la misión inicial del fundador continuara: llevar profesionalización al estudiante trabajador y atender a aquellas poblaciones alejadas de la capital con los mejores estándares académicos.

Modelo educativo. Basados en referentes internacionales y nacionales, la Universidad Metropolitana Castro Carazo tiene claro que cada vez debe apuntar más hacia la calidad. De ahí que su misión, visión y perfil del profesional se centren en el aprendizaje en servicio, el marco de las competencias y la enseñanza para la comprensión.

En este viaje, tanto su personal administrativo como docente, se alinea firmemente de conformidad con las mejores prácticas en el proceso enseñanza-aprendizaje de la educación superior.

Al igual que en 1936, UMCA se ha asegurado que un gran número de costarricenses, de costa a costa, y en diversos puntos estratégicos de la nación, tengan acceso a sus programas de estudio, con la certeza de que este semillero de graduados ha contribuido al mejoramiento de sus comunidades. Este objetivo ha sido posible gracias a la ubicación de sus sedes regionales: Puriscal, Puntarenas, Pérez Zeledón, Limón, Palmares y Paso Canoas.

Carreras de alta demanda. Una de las ventajas que posee la Universidad Metropolitana Castro Carazo es ofrecer las carreras que tienen mayor demanda, según estudios recientes y la preferencia de los estudiantes. En este sentido, también la Universidad, como lo establece su misión, se ocupa de la superación de los estudiantes desde el bachillerato por madurez, técnicos y bachilleratos hasta licenciaturas, maestrías y un doctorado en educación.

Sus graduados, que se ubican en empleos afines al grado obtenido, dan fe de ello.

Acorde con la filosofía institucional y en apego al llamado mundial y a los esfuerzos nacionales por proteger el ambiente, UMCA cuenta con su propio Refugio de Vida Silvestre, La Marta, ubicado en Pejibaye, región perteneciente a Jiménez, en la provincia de Cartago. Más de 1.500 hectáreas han servido como laboratorio natural a investigadores de diversas partes del mundo.

Los beneficios que ofrece este santuario ecológico se han integrado a sus currículos, como recurso educativo por excelencia, según las competencias genéricas de un profesional.

A partir del pensamiento de don Miguel Angel Castro Carazo, todo el acontecer de UMCA está encaminado en hacer de su anhelo, más que una invitación, un reto: colaborar por que la familia universitaria, incluyendo a estudiantes y docentes, desarrolle “la capacidad suficiente para hacer de la suya, una vida feliz, productiva y próspera”.