Archivo

1.600 asegurados encuentran alivio en quirófanos de Puriscal

Médicos realizan vasectomías, cirugías reconstructivas y remueven vesículas

Sin pensarlo dos veces, Gustavo Elizondo viajó a Puriscal para encontrar alivio al dolor que una hernia provocó en su ingle durante dos años y seis meses.

“En febrero, me atendieron en el San Juan de Dios, y me dijeron que era necesaria una cirugía. Gracias a Dios, me operaron hoy”, contó Elizondo, vecino de San José.

Elizondo entró este miércoles a una de las dos salas del Centro de Atención Integral de la Salud (CAIS) de Puriscal, donde funciona un plan de cirugía ambulatoria.

De lunes a viernes, enfermeras y cirujanos del Hospital San Juan de Dios (HSJD) viajan a realizar intervenciones en ese CAIS ante la falta de quirófanos en su centro médico.

El 2 de mayo del 2011, dos especialistas realizaron 35 vasectomías y 22 cirugías reconstructivas.

En diciembre, el número de asegurados intervenidos sumó 1.042, y se proyectan unas 550 intervenciones de enero a abril de este año.

“El jefe de Cirugía del San Juan, Wagner Ramírez, buscaba quirófanos para sacar cirugías ambulatorias (el paciente ingresa, y sale a su casa el mismo día)”, contó Roberto Cervantes, director del CAIS.

“Y nosotros queríamos aprovechar nuestras salas porque no tenemos especialistas asignados. Todavía estoy esperando una plaza de una ginecóloga”, agregó.

Esa escasez abrió una oportunidad para pacientes, como Gustavo Elizondo, porque cirugías poco complejas –por ejemplo, la extracción de una hernia–, hacen una larga lista de espera en los hospitales.

Los especialistas realizan cirugías ambulatorias porque el CAIS no está diseñado para tener a enfermos hospitalizados.

“Ingresan temprano, entran al quirófano, pasan luego a una sala de recuperación, y vuelven a sus casas el mismo día”, explicó Enrique Lobo, jefe de Cirugía 3 del HSJD.

El equipo de Lobo realiza extracciones de hernias y vesículas por laparoscopia, desde agosto. Además, otros especialistas realizan procedimientos reconstructivos y plásticos; salpingectomías (esterilización femenina) y hasta se remueven implantes mamarios PIP.

Los pacientes atendidos en este programa son todos de área de atracción; entre ellos, hay asegurados de la zona de Puriscal.

“Hay trabajo conjunto entre nuestro personal y el equipo del San Juan, y presentamos casos de asegurados de esta zona –Puriscal– que requieren de una intervención urgente”, dijo Cervantes. Todos financian su viaje: pacientes, médicos, enfermeras y asistentes. La recompensa es el alivio.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.