Gerardo Ruiz R.. 16 febrero
2018 Sabana Reunión entre Oscar Arias y él candidato presidencial Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana. En la gráfica junto a sus esposas Suzanne Fischel y Claudia Robles . Fotografia: Graciela Solis
2018 Sabana Reunión entre Oscar Arias y él candidato presidencial Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana. En la gráfica junto a sus esposas Suzanne Fischel y Claudia Robles . Fotografia: Graciela Solis

Con talante conciliador, el candidato presidencial de Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado, le solicitó al expresidente Óscar Arias ser un puente entre él y el liberacionismo, fuerza política a la que trata de acercarse de cara a la segunda ronda por la Presidencia de la República.

El problema es que el aspirante del PAC tiene que lidiar con los reclamos del liberacionismo que se siente ofendido por las críticas provenientes de su partido y del gobierno de Luis Guillermo Solís.

Este viernes, Alvarado optó por un discurso en el que buscó ablandar los desencuentros entre ambos bandos.

"(A Arias) le pedí consejo, le pedí la posibilidad de abrir puentes, porque es una voz autorizada dentro de Liberación Nacional que nos permitirá eventualmente tender puentes para un futuro Gobierno", afirmó Alvarado afuera de la casa del dos veces presidente de la República, en Rohrmoser.

Arias, por su parte, no quiso aceptar preguntas de la prensa sobre la reunión que mantuvo por espacio de dos horas con el abanderado del PAC y se limitó a decir que este viernes ambos se conocieron en persona y que la plática había sido amena.

Reunión Carlos Alvarado y Óscar Arias

Ni él ni Alvarado puntualizaron los temas de los que conversaron.

"Hemos hablado sobre el Reino Unido, que no podía faltar ese tema, ya que ambos estudiamos en ese maravilloso país pero, sobre todo, sobre Costa Rica. Yo lo he escuchado, me ha manifestado cuáles son sus planes, cuáles son sus ideas, y la verdad es que ha sido una conversación muy amena", se limitó a decir Arias.

Gobierno de unidad nacional

Arias fue el segundo expresidente de la República llevado al poder por el Partido Liberación Nacional (PLN) con el que se reunió Carlos Alvarado esta semana. El jueves conversó con Laura Chinchilla.

Después de esa charla, la expresidenta hizo público que le aconsejó al aspirante rojiamarillo reconocer que su partido y el gobierno de Solís han hecho juicios injustos contra los verdiblancos.

La noche de este viernes, Alvarado no detalló si recibió algún reclamo de parte de Arias al respecto. Solo contestó que ese punto no lo abordaron y que se enfocaron en explorar mayores acercamientos.

"Puede que haya cosas, sí, en los tratos y en las formas, que hoy nos distancien, pero eso es lo que me toca a mí enmendar y para eso estoy trabajando", respondió Carlos Alvarado.

Agregó que sus conversaciones con líderes políticos y de otros sectores sociales tienen como fin rescatar "la ruta costarricense" del diálogo.

El aspirante del PAC elogió el proceso de pacificación de Centroamérica por el que Arias ganó el Premio Nobel de la Paz del 1987, proceso que puso como ejemplo de que el diálogo todo lo hace posible, en su criterio.

"Esas son señales de que en Costa Rica sí se pueden hacer cosas hablando y llegando a acuerdos y estando por encima de discrepancias que nos puedan separar. Tengo mucha esperanza de que podamos hacer cosas grandes por Costa Rica", comentó.

Y le sumó a sus palabras de elogio otras más para afirmar que "Liberación Nacional, como otras fuerzas políticas, tienen mucho que aportar a Costa Rica y es por eso que yo pido el respaldo ciudadano, no solo de quienes me respaldaron en la primera ronda y no solo las personas del PAC, sino aquellos ciudadanos que ven en nosotros una opción republicana, democrática y de progreso y de certeza para las familias costarricenses".

Otro discurso

Pero Carlos Alvarado no siempre ha cubierto de palabras bondadosas la gestión de Óscar Arias.

Durante el cierre de la campaña rumbo a la primera ronda electoral del 4 de febrero, el candidato del PAC responsabilizó al último gobierno de Arias de ser el responsable del galopante déficit fiscal que enfrenta el Gobierno Central.

El 2 de febrero, cuando el entonces candidato presidencial del PLN, Antonio Álvarez, calificó de lamentable la herencia fiscal del gobierno de Luis Guillermo Solís, Alvarado le respondió que fue Arias quien ensanchó la brecha entre los ingresos y los gastos públicos.

"Don Antonio ¿en cuánto recibió el déficit don Óscar Arias y en cuánto se lo entregó a Laura Chinchilla? Arias recibió el déficit en un 1% del producto interno bruto y lo entregó casi en un 5%", reclamó Alvarado durante el debate de Noticias Repretel.

Y recalcó: "(Arias) disparó el gasto, el Plan Escudo que hizo para enfrentar la crisis mundial del 2008, lo que hizo fue ensanchar el gasto público y, durante la administración de él y la de doña Laura, no se tomaron medidas para la contención estructural del déficit fiscal, planes que sí se llevaron adelante en esta administración", manifestó en esa ocasión.

Este viernes ni Arias ni Alvarado comentaron con los medios de comunicación si los reclamos también estuvieron sobre la mesa.

Indignación en el PLN

El secretario general del PLN, Fernando Zamora, dijo estar “indignado” por las reuniones que Alvarado está sosteniendo con expresidentes de la República liberacionistas.

Asegura que él no aceptará ese tipo de encuentros hasta que el candidato del PAC no haga un “mea culpa” por las “infamias” que su partido ha lanzado en contra de Liberación Nacional.

“Están tratando de confundir a los liberacionistas. Veo con malos ojos esos encuentros en el tanto el señor Alvarado no reconozca públicamente cuatro cosas: Primero, que fue una infamia el sabotaje que le hicieron a la autopista hacia San Ramón durante el gobierno de Laura Chinchilla”.

"Segundo, que fue una infamia asegurar que el PLN fue el promotor de los hechos de corrupción en la trocha fronteriza, cuando fue Laura Chinchilla quien denunció lo que ahí ocurría”. Tercero, que buena parte de la campaña en contra de la ruta 27 fue obra del PAC y que reconozca que es una obra importante para el desarrollo nacional. Y cuarto, que reconozca que fue una infamia el discurso de los 100 días (de mandato) que lanzó (el presidente) Luis Guillermo Solís”, declaró Zamora ante una consulta de La Nación.

Al mismo tiempo, dijo que respetaba la decisión de los exministros liberacionistas Leonardo Garnier y María Luisa Ávila, de Educación y Salud, respectivamente, de haber dado su adhesión a Carlos Alvarado, de cara a la segunda ronda del 1°. de abril.

Colaboró: Natasha Cambronero.