Por: Diego Bosque.   12 octubre, 2016

El país cometió un error al anular la concesión para la ampliación de la vía San José-San Ramón y perdió tiempo valioso para la ejecución de ese proyecto.

Así lo admitió Giselle Alfaro, viceministra de Infraestructura del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

“Esta es una apreciación muy personal, pero yo creo que sí (fue un error), aunque somos un país complejo, no hay contrato que no se pueda ajustar (...). El tiempo que tardamos en la formalidad de cualquier sistema, sea un fideicomiso, un préstamo o una concesión, es tiempo valiosísimo y fue tiempo que se perdió”, dijo la funcionaria.

El contrato de concesión por $524 millones, con la empresa brasileña OAS, para la nueva ruta a occidente, fue frenado por el gobierno de Laura Chinchilla, en abril de 2013, debido a la presión de varias organizaciones sociales.

Los grupos cuestionaban los montos de los peajes que se iban a cobrar y la calidad de los trabajos que se pretendían realizar.

Para finiquitar el acuerdo con los brasileños, el Estado costarricense tuvo que pagarles una indemnización de $35 millones, la cual se canceló en dos tractos.

“No opino si la concesión (con OAS) tenía las mejores condiciones, pero en algunas oportunidades, en este país, buscando lo perfecto no hacemos mucho. Además, en todas las cosas que hacemos, hay una curva de aprendizaje”, agregó Alfaro.

Además, la viceministra declaró al diario La República (este martes) que “hay que reconocer que las pasiones políticas a veces nos hacen analizar las cosas desde de un punto de vista imparcial y este fue el caso”.

También reconoció que no ve viable que el proyecto, de 58 kilómetros, se finalice antes de que termine esta administración.

Por su parte, Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, mantiene un criterio diferente al de Alfaro.

“ Para mí no fue un error, sino una posibilidad para subirle el nivel al proyecto”, dijo el jerarca.

Añadió que lo dicho por la viceministra es una opinión persona y no una postura institucional y, que eso, no le quita impulso a la nueva carretera.

“Ese no es el criterio del Gobierno ni del Ministerio (...). Tenemos un gran compromiso con el proyecto San José-San Ramón y no hemos quitado energía en lo que estamos haciendo”, concluyó el titular del MOPT.

Desde que se frenó la concesión con OAS han pasado 41 meses sin que se definan los diseños de la obra, el costo total, la tasa de los peajes que se cobrará ni el modelo de mantenimiento.

En setiembre de 2015, el Instituto Nacional de Seguros (INS) aprobó prestar de $21,5 millones al MOPT para que se realizaran los estudios previos de para este corredor vial.