Entretenimiento

China censura y desaparece de Internet todo rastro de sus estrellas más famosas

Las autoridades gubernamentales de ese país estarían buscando frenar el ascenso de las celebridades consideradas ‘inmorales’. ‘Mulán’, Chloé Zhao y Marvel son algunos de los afectados

Desde hace unos días atrás Zhao Wei, una de las actrices más famosas de China, se encuentra desaparecida. En Internet no queda rastro de ella y parece que su carrera, su fama, su éxito y su persona nunca existieron.

Las series y películas que ha protagonizado la multimillonaria actriz, sus perfiles en redes sociales, las notas en los medios sobre ella y hasta su perfil en la plataforma china de Wikipedia fueron censurados.

Quien habría dado la orden para que eso ocurriera sería el gobierno chino, que busca acabar con las celebridades, los club de fans y todas aquellas personas o grupos que impulsen las carreras artísticas de las figuras de ese país.

“Zhao Wei es como un cartel de lo que el Partido Comunista ve como lo que está mal en la cultura de las celebridades en China (...). Ir tras ella sin ofrecer una explicación contundente de por qué lo hicieron, sin duda hará que otras celebridades sean extremadamente cautelosas y proactivas a la hora de abrazar los objetivos del régimen”, explicó Stanley Rosen, profesor de la Universidad del Sur de California a Variety.

“Es una demostración de que nadie, sin importar cuán rico o popular sea, es demasiado grande para perseguirlo”, agregó Rosen.

Y pese a que Zhao fue la más reciente víctima de su popularidad en China, no ha sido la única. A finales de agosto, de este 2021, todas las producciones de la actriz Zheng Shuang fueron eliminadas de las plataformas de audio y video; además, se le impuso una multa de $46 millones en impuestos y sanciones por supuesta evasión fiscal.

Por su parte, el ídolo pop chino Kris Wu fue detenido por la policía de Beijing por una sospecha de violación; mientras que al presentador de televisión Qian Feng se le investiga por la misma causa. Entre tanto, el actor Zhang Zhehan fue criticado por visitar el santuario Yasukuni de Japón.

“La actual rabia del Partido Comunista Chino contra lo que llama la industria de celebridades excesivamente ‘caótica’ está creciendo cada vez más. El objetivo, dicen los organismos gubernamentales y de la industria, es reenfocar el entretenimiento en la ‘cultura tradicional china, revolucionaria y socialista’ y frenar el culto pagado y los dólares gastados en estrellas consideradas ‘vulgares’ o ‘inmorales’”, explica Variety.

Sin embargo, la censura va más allá de las celebridades, pues cuando se estrenó la cinta en acción real de Mulán, de Disney, el presidente prohibió que los medios de comunicación dieran cobertura a la cinta.

Además Chloé Zhao, la cineasta ganadora del Óscar, también es vista con malos ojos por parte del gobierno chino y, por ello, su exitosa cinta Nomadland fue censurada. Ahora se vaticina que Eternal, su próxima película de Marvel, no se podrá ver en su tierra, tal y como ocurrió recientemente con Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos, que fue prohibida en ese país.

Por otro lado, varias cuentas de fans de agrupaciones musicales como BTS y Blackpink han sido suspendidas de Weibo, la afamada red social china que cuenta con más de 500 millones de usuarios.

“El plan es desmantelar parte de la maquinaria clave que infla a los individuos hasta convertirlos en estrellas altísimas. Los programas de televisión de concursos de talentos deben ser modificados y los motores de recomendación utilizados por las redes sociales, los streamers y el comercio electrónico deben restringirse. También se prohibirán los rankings en línea de popularidad y viralidad de celebridades, que a menudo se usan para decisiones de casting y salarios”, agrega Variety.

Para el Partido Comunista de China, según Variety, los artistas deben ser modelos a seguir, pues moldean mentes y siembran valores en el público, por lo tanto, deben contribuir al ascenso de China en el mundo.

Las múltiples censuras al medio del entretenimiento no están muy alejadas de las severas restricciones impuestas por China al uso de los videojuegos en niños, donde los menores de 18 años solamente pueden utilizar estos juegos los viernes, fines de semana y días festivos de 8 p. m. a 9 p. m.

De acuerdo con Xi Jinping, los videojuegos se han convertido en un “problema social”.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.