Carlos Láscarez S.. 7 diciembre
El empresario Omar Chaves durante una entrevista años atrás en prisión. Archivo La Nación.
El empresario Omar Chaves durante una entrevista años atrás en prisión. Archivo La Nación.

El empresario Omar Chaves Mora, sentenciado a 35 años de prisión por el asesinato del periodista Parmenio Medina Pérez y a 12 por estafa, abandonó la prisión.

Así lo confirmaron las autoridades de Adaptación Social a Noticias Repretel, quienes indicaron que Chaves, de 61 años, permanecerá por un periodo de cuatro meses con vigilancia electrónica, lo que, al parecer, incluirá el uso de una tobillera electrónica.

Ante consulta de La Nación, la oficina de prensa del Ministerio de Justicia indicó, a las 7:34 p. m. de este viernes, que al hombre se le impuso arresto domiciliario por orden del Juzgado de Ejecución de la Pena de Alajuela.

“A Chaves no lo liberaron. Lo enviaron a arresto domiciliario por razones de salud. Es temporal y debe regresar a un centro penitenciario”, confirmó el Ministerio de Justicia vía WhatsApp.

El empresario fue condenado por el Tribunal de Juicio de Heredia “por haber ordenado la muerte del ofendido pagando una suma de dinero” que no se logró determinar.

Desde ese momento, Chaves permaneció preso durante 11 años en la cárcel de El Roble de Puntarenas, pero luego fue trasladado al Centro de Atención Institucional (CAI) Adulto Mayor.

Aparentemente, Chaves tiene hipertensión arterial, obesidad y arrastra otras enfermedades que le dificultan su estancia en prisión.

El hombre cumplirá su sentencia, de 47 años en total, en el 2035, debido al tiempo en el que estuvo en prisión preventiva mientras se desarrollaba el juicio.

El crimen

El homicidio de Parmenio Medina se remonta al 7 de julio del 2001, cuando el fallecido fue atacado a balazos cerca de su casa, en San Miguel de Santo Domingo, Heredia.

De acuerdo con la investigación de las autoridades, los gatilleros abordaron al comunicador por el costado izquierdo y lo hirieron en el rostro y el torso.

Medina, director en ese momento del programa La Patada, murió de camino al Hospital Calderón Guardia.

El homicidio de Medina se produjo luego de que, en varias ocasiones, informara sobre anomalías en la conducción de la desaparecida Radio María.

El periodista había denunciado amenazas ante el Ministerio Público y gozaba de protección policial, pero el 5 de junio del 2001, pidió que se le quitara la vigilancia.

Información actualizada a las 8:35 p. m. con más datos.