Iván Molina Jiménez. 20 octubre

Rogelio Fernández Güell (1883-1918) dio a conocer en 1915 en Costa Rica una de las primeras historias de la Revolución mexicana publicadas en el sexenio posterior a su inicio (20 de noviembre de 1910).

Organizada en 15 capítulos y un epílogo, la obra está escrita con una muy cuidada prosa, en la que prevalece un estilo modernista, que apela simultáneamente a las comparaciones con la política de la Antigüedad clásica, con la vida, pasión y muerte de Jesús de Nazaret, con las experiencias de la Revolución francesa (1789) y algunas de las tragedias de William Shakespeare.

Aunque Fernández Güell privilegió la dimensión política, en su libro consideró también las condiciones económicas y sociales de México

De hecho, aunque se trata sin duda de un estudio histórico, está escrito novelescamente, campo en el cual parece haber tenido como uno de sus modelos El 93, la célebre novela que Víctor Hugo publicó en 1874 acerca del terror en la Francia de finales del siglo XVIII.

Producto de la pluma de un costarricense blanco, proveniente de las acomodadas familias urbanas de San José, el libro no está exento de ocasionales prejuicios étnicos, de género y de clase, evidentes en las descripciones de algunas figuras históricas y de ciertos sectores sociales, en particular de los indígenas.

Periodización. Al considerar la obra en su conjunto, lo primero que destaca es que Fernández Güell logró desarrollar una novedosa narrativa analítica, basada en una imaginativa periodización de las luchas por el poder.

De esta forma, el primer período comienza en marzo de 1908, cuando el presidente mexicano Porfirio Díaz —que ocupaba ese cargo desde 1884— anunció que no buscaría su reelección en los comicios de mediados de 1910, y noviembre de ese mismo año, mes que supuso el inicio del proceso revolucionario, liderado por el empresario Francisco I. Madero.

El segundo período comienza en mayo de 1911, con la renuncia de Díaz, y termina en noviembre de dicho año, cuando Madero, tras ganar las elecciones extraordinarias efectuadas en octubre, asumió la presidencia de la República.

Todo el tercer período está dedicado a la administración de Madero, en particular a sus esfuerzos —al final fallidos— por pacificar, unificar y estabilizar al país, proceso que culminó en febrero de 1913 con la forzada renuncia del presidente y su posterior asesinato.

Por último, el cuarto período, tratado muy brevemente, considera la efímera dictadura de Victoriano Huerta, iniciada en febrero de 1913, y su derrocamiento por Venustiano Carranza en agosto de 1914.

Testimonio. Dado que Fernández Güell fue amigo de Madero, a quien conoció en abril de 1911 y participó en su administración (entre otros puestos, dirigió la Biblioteca Nacional de México), fue testigo de muchos de los procesos que relató en su libro.

En sus propias palabras, él “conoció y trató a casi todos los cabecillas de la revolución de 1910, muchos de los sucesos que refiere le constan por los testimonios de estos jefes, habiéndose efectuado algunos de ellos en su misma presencia”.

Lejos de valerse de esa condición para resaltar su propio protagonismo, Fernández Güell la utilizó con moderación y en función de sustentar una narrativa analítica del proceso revolucionario; solo excepcionalmente se permitió subir a escena.

Sin duda, la más emotiva de esas licencias fue la descripción de su primer encuentro con Madero, pero la más interesante corresponde a las breves aproximaciones antropológicas que hizo a lo que era el mundo social de la frontera entre Estados Unidos y México en 1911, una pequeña joya que los especialistas en esos temas todavía no han descubierto.

Imperialismo. Aunque Fernández Güell privilegió la dimensión política, en su libro consideró también las condiciones económicas y sociales de México y, en particular, la problemática de los indígenas y sus demandas por una reforma agraria.

También prestó especial atención a la influencia que tenía el capital extranjero, consideró las variantes regionales del movimiento revolucionario y no perdió de vista su dimensión global, en particular cómo el conflicto impactó no solo las relaciones entre México y Estados Unidos, sino el propio imperialismo estadounidense.

Si bien Fernández Güell analizó sistemática y detalladamente la formación y ruptura de las alianzas políticas y de los intereses que representaban, tendió a dejar de lado a los sectores populares urbanos (sobre todo a los obreros) y, aunque mencionó que el clero reaccionario “maquinaba en las tinieblas” para derrocar a Madero, no profundizó en el papel jugado por la Iglesia católica.

Tensión. Casi todo el libro de Fernández Güell está atravesado por una tensión constante: el reconocimiento de que Madero concentró su esfuerzo gubernamental en desradicalizar el proceso revolucionario, al tiempo que procuraba consolidar un sistema democrático basado en elecciones periódicas e imparciales.

Dicho proyecto, típico de las revoluciones desde arriba (las llevadas a cabo por sectores reformistas de las élites), tuvo como resultado que el apoyo popular con que Madero inició su gestión se deteriora rápidamente, mientras que las fuerzas políticas y los cuadros burocráticos heredados del régimen de Díaz conspiraban en contra de una democratización efectiva.

Pese a la amistad que los unía y a la profunda admiración que sentía por Madero, Fernández Güell reconoció que, al desasir “la bandera de la reforma agraria”, el presidente “no estuvo a la altura de las circunstancias” y fue incapaz de proporcionar un motivo para que lucharan “las masas”.

Olvido. Al publicar Episodios de la Revolución mexicana en 1915, Fernández Güell rompió doblemente con la historiografía de Costa Rica: al producir la primera obra de historia que trata sobre un proceso fundamental ocurrido en otro país; y al distanciarse de los enfoques más tradicionales del pasado que prevalecían en el medio costarricense para adoptar una perspectiva más cercana a la de las ciencias sociales.

Quizá estas dos innovaciones contribuyeron a que su importante obra pasara inadvertida en el país y que no fuera considerada ni siquiera por quienes se han dedicado al estudio de la historiografía costarricense.

También es posible que la Primera Guerra Mundial (1914-1918), entonces en curso, y los nuevos desarrollos del proceso revolucionario mexicano, opacaran el libro de Fernández Güell y le restaran actualidad.

Gracias al tenaz trabajo de la investigadora mexicana Beatriz Gutiérrez Müller, el importante libro de Fernández Güell ha recibido una nueva oportunidad, al ser publicado por primera vez en México en el año 2017, poco más de un siglo después de que fuera impreso en San José.

La presentación de esta edición, cuidadosamente introducida y preparada por Gutiérrez Müller, se llevará a cabo el próximo jueves 25 de octubre, a las cinco de la tarde, en el auditorio de la Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica.

El autor es historiador.