Aarón Sequeira. 12 junio
12/06/2018. Una mayoría de diputados aprobó una moción en la que le piden al presidente de la República que frene la aplicación de un protocolo para la atención de casos de suicidio del MEP.
12/06/2018. Una mayoría de diputados aprobó una moción en la que le piden al presidente de la República que frene la aplicación de un protocolo para la atención de casos de suicidio del MEP.

Diputados de cinco partidos políticos se aliaron para aprobar una moción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) en la que se pide al presidente de la República, Carlos Alvarado, frenar la divulgación del protocolo para la atención de casos de suicidio del Ministerio de Educación Pública.

Junto con la Unidad, se unieron congresistas de los partidos Restauración Nacional (PRN), Liberación Nacional (PLN), Integración Nacional (PIN), Republicano Social Cristiano (PRSC) y el independiente Erick Rodríguez.

Entre todos ellos sumaron 40 votos, contra 12 legisladores que estuvieron en contra: 10 del Partido Acción Ciudadana (PAC), el frenteamplista José María Villalta y la liberacionista Yorleny León.

La excusa de los legisladores es que, según ellos, el ministro de Educación, Édgar Mora, trata de utilizar el Protocolo de atención a la población que presenta lesiones autoinfligidas o riesgo por tentativa de suicidio para borrar la polémica por un tuit suyo, escrito el fin de semana.

Ese tuit decía: “Suicidarse es una manera de decir la verdad, posiblemente la más vehemente de todas”. Su comentario en la red social vino un día después de que el chef y trotamundos Anthony Bourdain apareciera muerto, en un hotel en Francia, por suicidio.

Aunque los diputados oficialistas insistieron en que el protocolo conlleva un trabajo técnico de muchos meses, con asistencia de especialistas en la materia, la moción de los diputados intenta exigir que se les consulte a “profesionales y expertos en la materia, instituciones y organizaciones”.

Además, la iniciativa pretende que el protocolo se les consulte a los padres de familia, para que “resulte en la conceptualización e implementación de las mejores prácticas para prevenir y mitigar las consecuencias del suicidio” en el país.

El protocolo para la atención del suicidio se inscribe dentro de las herramientas que el MEP ha venido elaborando para mejorar las actuaciones de los docentes en casos de violencia, bullying, tenencia y uso de armas, consumo y tráfico de drogas, así como de violencia física, psicológica y sexual.

Para cada uno de estas situaciones existe un protocolo ya en aplicación.

El argumento más recurrente de los legisladores que apoyaron la iniciativa para frenar el documento fue la de acusar al ministro Mora de tratar de borrar su error.

Jonathan Prendas, de Restauración, aseguró que Mora debería “apagar” o incluso cerrar sus redes sociales, pues cree que la camisa de ministro le ha quedado muy grande y ha causado “más problemas que soluciones”.

“Cuántas veces se tiene que equivocar con semejante volumen de intensidad el ministro de Educación para que se dé cuenta de que le está quedando muy grande la camisa”, dijo el restauracionista.

Ante esos reclamos, el jefe del PAC, Víctor Morales Mora, insistió en que padres, docentes y hasta directores de centros educativos no saben qué hacer ante situaciones de estudiantes que se hieren a sí mismos o que intentan suicidarse y, por eso, es urgente el protocolo.

Morales añadió que en la preparación del documento han concurrido, durante meses, profesionales de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y del Ministerio de Salud, junto con el MEP, para preparar esa guía ante situaciones como las que describió.

Shirley Díaz, del PUSC, aseguró que el ministro Mora promueve “una medida” que ellos, los legisladores, desconocen y que eso no se puede permitir.

“La vida es sagrada”, comentó la diputada y alegó que el ministro de Educación le dio un “empujón simbólico” hacia el suicidio a jóvenes en “situación de vulnerabilidad”.