Carlos Láscarez S.. 9 julio
Representantes del Bloque Sindical expresaron su posición luego de 8 horas reunidos con el Gobierno. Foto: Carlos Láscarez
Representantes del Bloque Sindical expresaron su posición luego de 8 horas reunidos con el Gobierno. Foto: Carlos Láscarez

Luego de una jornada de ocho horas, la quinta reunión entre el Gobierno y los sindicatos terminó sin acuerdos.

A las 6:30 p. m. de este lunes, ambas partes pusieron fin a la negociación y se retiraron, por lo que se desconoce cuándo será el próximo encuentro. La cita tuvo lugar en la sede de la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional, en el centro de San José.

En las primeras cuatro reuniones se efectuó de forma bilateral , mientras que en esta ocasión la Iglesia Católica fungió como garante.

Gilberto Cascante, presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), manifestó que el sector sindical hizo una propuesta y le pidió al Gobierno que se sienten en un diálogo claro en contra del Proyecto de Ley N.° 20.580 (Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas).

"No llegamos a ningún acuerdo, pero no porque el sector sindical no hiciera el esfuerzo. Es un gobierno que se ha portado dictatorial con el sector de los trabajadores. Tampoco le interesó la estabilidad laboral. Le hemos pedido de manera respetuosa que todos los procesos de legalidad de la huelga se vayan retirando, para que nos podamos sentar en una mesa de diálogo, en una mesa de paz", manifestó Cascante esta noche.

"El sector sindical presentó hoy la propuesta. Estamos dispuestos a sentarnos a hablar sobre algo claro. No queremos que dentro de un año vuelvan a meter un paquete fiscal porque no les alcanzó la plata. Así se lo dijimos. Hoy nadie se retira de la mesa, nos levantamos porque no quieren ceder en algunos de los aspectos. Hoy no llegamos a ese diálogo y esperaríamos que en un momento dado pudiéramos sentarnos a continuar, porque nosotros no cerramos la puerta del diálogo social", añadió Cascante.

A la salida de la reunión, el segundo vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, expresó que se había "avanzado significativamente". "Sin embargo a última hora los líderes sindicales tomaron la decisión de levantarse de la mesa, hecho que nosotros respetamos", apuntó.

"El tema del proyecto 20.580 sigue en proceso e incluso aceptamos que fuera uno de los puntos de agenda. Ellos (sindicatos) están pidiendo que hagamos la petitoria de desestimar la ilegalidad de la huelga, hecho que ya está en proceso y que nosotros no vamos a hacer. Estamos dispuestos siempre y cuando ellos repongan la jornada laboral como corresponde. No laboraron, entonces que nos presenten un plan que permita determinar que van a cumplir con esa jornada laboral que no realizaron", dijo Rodríguez.

Los sacerdotes Edwin Aguiluz, Alejandro Rojas y Monseñor Daniel Francisco Blanco, obispo auxiliar de San José participaron en la reunión. Fotografía Marcela Bertozzi
Los sacerdotes Edwin Aguiluz, Alejandro Rojas y Monseñor Daniel Francisco Blanco, obispo auxiliar de San José participaron en la reunión. Fotografía Marcela Bertozzi

El representante del Gobierno agregó que el proyecto fiscal sigue en la corriente legislativa tal como está, por lo que no hay ninguna diferencia.

"Nosotros hacemos el llamado vehemente de que el diálogo y la negociación deben prevalecer y estamos dispuestos a retomar esa mesa en el momento en que ellos lo estimen pertinente. Hay un día que no se laboró y por lo tanto eso tiene una consecuencia. Queremos que nos presenten un plan donde van a reponer ese día laboral. Con base en eso seguimos avanzando. Esos arreglos se han hecho muchas veces", explicó Rodríguez junto a la delegación del Ejecutivo.

Por su parte, Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), y coordinador de Patria Justa, aseveró que el movimiento sindical le entregó una propuesta integral al Gobierno muy elaborada y basada en siete puntos, en la cual se demuestra que no es necesario gravar con impuestos a los asalariados.

"Se trata de siete puntos que le permiten al Gobierno tener con urgencia los recursos que le urgen para enfrentar la coyuntura económica. Nos convencimos de tres cosas: que ellos (Gobierno) no tienen voluntad de negociar el expediente 20.580: lo que ellos quieren es que se imponga a como dé lugar, contra viento y marea. Ellos necesitan tener una escalada de represión, de intimidación, de meter miedo, de desincentivar cualquier respuesta obrera de mayor calidad que la qye nosotros vimos el 25 de junio", dijo Vargas.

"Nos queda la impresión de que la delegación que estuvo aquí venía sin poder, por lo que a cada rato tenían que ir a consultar. El verdadero poder estaba en otro lado. Siento que la propuesta sindical los desestabilizó y dejó fuera de base, ya que no esperaban un razonamiento tan serio, profesional y de tanta sensibilidad social", expresó Vargas.