Interés Humano

Arabia Saudí realiza primer concurso de belleza de camellos exclusivo para mujeres

Popular festival Rey Abdulaziz organizó un certamen en el que solo compitieron mujeres, para evitar que las participantes sintieran temor de enfrentar a los hombres

Riad. En pleno desierto saudita de Rumah, Lamia Al Rashidi, nerviosa, comprueba los resultados de un concurso de belleza de camellos. Ella participó en la primera competición reservada a mujeres en su ultraconservador país, donde esta antigua y gran pasión solía ser cosa de hombres.

Esta joven de 27 años no oculta su ambición: “Si Dios quiere, hoy espero lograr cierto estatus social”. En esta rica monarquía cuyo territorio es mayoritariamanete desértico, las actividades vinculadas al dromedario, o “camello árabe”, tienen y brindan un gran prestigio.

El concurso de belleza reservado sólo a mujeres se enmarca en el programa del popular Festival Rey Abdulaziz, evento en el cual los premios en su totalidad pueden alcanzar a los 60 millones de euros (más de $68 millones).

“Comencé a interesarme por los camellos muy joven. Con la apertura de este sector a las mujeres, decidí participar”, declaró Lamia Al Rashidi, cubierta por un nicab negro sobre el cual luce un chal multicolor.

Su familia posee unos 40 camellos. Pero, a causa de la “fuerte competencia”, optó por arrendar otro que ya estaba “bien preparado”. De 40 participantes, las cinco primeras se reparten premios por un monto total de un millón de riales (unos 235.000 euros). Lamia y su camello de alquiler lograron el cuarto lugar.

Los concursos de belleza de este festival tienen criterios muy exigentes: la forma y tamaño de los labios, el cuello y la protuberancia son los más importantes. En diciembre, varios participantes quedaron descalificados, puesto que sus camellos habían recibido inyecciones de bótox.

Arabia Saudí, que se distinguía hasta hace poco tiempo por ser el único país del mundo que prohibía a las mujeres conducir, ha realizado varias reformas sociales en estos últimos años a instancias del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, quien gobierna de facto el reino desde 2017.

Sujetas a la tutela masculina en una sociedad que durante décadas ha aplicado una versión estricta de la ley islámica, a las mujeres sauditas no se les permitió sentarse al volante, viajar solas ni asistir a eventos culturales o deportivos junto a los hombres hasta 2018.

No obstante, estas reformas, muy bien recibidas por la juventud saudita, han quedado eclipsadas en buena medida por la feroz represión a los activistas a favor de los derechos humanos, incluidas las feministas encarceladas o perseguidas por el sistema judicial.

Pero, en esta ocasión, en una pista de arena roja, un grupo musical masulino con algunos de sus integrantes espada en mano, danza al ritmo de los tambores. En este espectáculo, las mujeres, todas con nicab negro, cabalgan por delante de los hombres que las siguen a lomo de camello.

Anteriormente, las mujeres contaban con el derecho a participar en esta competición, pero tenían temor a “enfrentar a los hombres” que las desanimaban, dijo el encargado de prensa del festival, Mohamed Al Harbi.

“Las mujeres siempre han sido parte integral de la sociedad beduina. Poseían y cuidaban sus camellos”, afirmó.

En su opinión, la participación de mujeres en este concurso constituye "un lazo con el patrimonio histórico" de su país.

Munira Hasan, quien compró camellos especialmente para esta ocasión, lo confirma: "Los camellos son parte nuestra desde hace mucho tiempo, pero contar con nuestra propia competición es un gran paso hacia adelante".

“No creo que haya un solo saudita que no tenga vínculo con los camellos, tanto por tenerlos o simplemente por prestarles atención”, aseguró.

Los camellos, denominados también “barcos del desierto” por su capacidad para moverse en medio del calor sofocante de las interminables extensiones de arena, se convirtieron así en verdadero símbolo cultural de Arabia Saudita y de otros países del Golfo.

Con apenas 11 años, Malath bint Enad es la candidata más joven, y obtuvo el tercer puesto. Su padre, comerciante de camellos de 35 años, quien afirma poseer más de 200 de estos animales, ve esta evolución de forma muy positiva.

“La creación de una competición femenina aumentará el entusiasmo en torno al festival y el valor de los camellos”, dijo Enad bin Sultán, con vestimenta tradicional oscura y tocado con la inevitable kuffiya roja y blanca.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.