Fabrice Le Lous. 21 marzo
En el país ya hay cámaras de vigilancia en postes eléctricos, pero no son para uso de las autoridades de Tránsito ni son capaces de generar métricas como la tecnología que se piensa instalar. Foto: La Nación.
En el país ya hay cámaras de vigilancia en postes eléctricos, pero no son para uso de las autoridades de Tránsito ni son capaces de generar métricas como la tecnología que se piensa instalar. Foto: La Nación.

En Costa Rica las muertes por accidentes de tránsito son una epidemia peor que los homicidios. Las cifras anuales de muertes en carreteras no bajan de las 617 personas fallecidas por año desde 2012. Solo en 2017 murieron 458 personas en el sitio del accidente o dentro de las ambulancias, y 817 muertes en total (fallecidos después de llegar al hospital).

Del año pasado solo hay datos de fallecidos en el sitio: 445. ¿Será que un sistema nuevo de vigilancia con cámaras viales reducirán este mal?

En el país únicamente hay 750 oficiales de la Dirección Nacional de Tránsito que se dividen 51.100 kilómetros cuadrados de territorio en tres turnos. En un país con más de 1.5 millones de vehículos.

Para combatir esto y por otras razones que pronto te explicaremos, el Consejo Nacional de Seguridad Vial (Cosevi) promueve un plan para que las fotomultas regresen al país. Sí; algo así como aquellas cámaras que en 2011 operaron por dos meses pero dejaron de hacerlo por un sinfín de quejas ante la Sala Constitucional.

Aquí te explicamos lo que planea hacer el Cosevi y te contamos cómo ha funcionado esta tecnología en países donde ya está en uso. Te adelantamos que sí; las muertes en general se reducen en mayor o menor grado, pero estas cámaras también han sido calificadas como recaudadoras de dinero.

¿Cuánta gente muere en accidentes de tránsito en Costa Rica?

Muere mucha gente. Ojo con estas tablas:

Aquí hay muertes ocasionadas por estos y otros factores:

--Exceso de velocidad (causa más repetida)

--Invasión a carril (segunda causa más repetida)

--Imprudencia del peatón

--Imprudencia del conductor

--Imprudencia del motociclista

--Ebriedad-alcohol

--Imprudencia del ciclista

--Irrespeto de señal

--Falla mecánica

O sea: la tasa de muertes por accidentes de tránsito es más alta que la de homicidios. El problema se ha convertido en una epidemia, y la Policía de Tránsito se ha confesado incapaz de ejercer la vigilancia que se necesita para contrarrestarla.

Lo que quiere hacer Cosevi

El Cosevi quiere instalar 80 puntos de control en el área metropolitana. Cada uno tendrá una cámara, pero estas no solamente harán fotomultas.

Los 80 puntos del plan piloto serán distribuidos en el anillo de Circunvalación y en el interior de este.

No se tratará únicamente de 80 para control de velocidad, sino de una tecnología más novedosa.

El ingeniero Edwin Herrera, director ejecutivo del Cosevi, nos explica que las cámaras viales serán equipos generadores de analítica. Cada una es un aparato multiuso que tendrá un proceso de reconocimiento de placa, calculará dimensiones de vehículos, conteo de vehículos y otra serie de mediciones con las que la tecnología generará datos.

Estos datos darán información a Ingeniería de Tránsito, a la Policía de Tránsito, al Consejo de Transporte Público, a Planificación Sectorial del Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT), y al Cosevi.

Esta tecnología existe en países como México y Colombia.
Esta tecnología existe en países como México y Colombia.

Entre los usos que tendrá cada punto de control, están estos:

--Realizar fotomultas

--Verificar y controlar piques de vehículos

--Control y cumplimiento de carriles exclusivos para buses

--Analizar el respeto o irrespeto a la demarcación vial

El sistema de datos permitirá a las distintas instituciones del sector Transporte plantear medidas de mitigación y solución a los problemas actuales. No solo para salvar vidas sino para mejorar la movilidad en la capital.

Todo esto tiene un costo estimado de ¢30 millones usando postes eléctricos que ya existen. Si todo sale bien, la tecnología estará disponible poco después de 2020.

La adquisición de la tecnología y su instalación será totalmente nueva, o sea que la inversión que se hizo en 2011 no tiene que ver con este plan.

Pero las multas son muy caras :(

Es cierto; son caras. Y esto se le ha criticado a este sistema de vigilancia. Aquí hubo quejas en 2011 por los dos meses que la tecnología estuvo a prueba, y buscando resultados de si estas iniciativas han salvado vidas, también podés encontrar testimonios como el de George Tilbury, policía de Australia que denunció que en ese país se multaba a buenas personas que solamente iban uno o dos kilómetros por hora encima del límite.

Tilbury no es un oficial cualquiera sino un director de la Unión de Policías de Australia del Oeste, el sindicato policial de la mitad de ese país.

Él dijo al medio australiano SBS News, en abril de 2016, que policías usaban las cámaras viales de control de velocidad contra motociclistas que conducían en autopistas o en los suburbios de la ciudad de Perth “a velocidades seguras en lugares donde no hay muchos accidentes”.

Tilbury se quejó sobre todo por la ubicación de estas cámaras y también el uso que le dan los policías de tránsito.

“Gente buena en este estado que va a un par de kilómetros por hora sobre el límite termina pagando multas caras. Si el Gobierno y el comisionado fueran serios sobre el tema de la seguridad vial, deberían colocar las cámaras donde hay más accidentes”, dijo a SBS.

Esto no quiere decir que en Costa Rica pasará lo mismo. De hecho, ya veremos a continuación ejemplos donde sí han ayudado a disminuir la tasa de muertes por accidentes vehiculares.

Esta tecnología apuesta por la prudencia de los conductores al saber que son vigilados por las autoridades. Sobre todo por la noche, cuando hay menos presencia de policías en las calles.

Con cámaras viales se espera que menos conductores temerarios se salten semáforos en rojo, que respeten los límites de velocidad y no hagan maniobras ilegales. Pero también debe esperarse que las autoridades no hagan lo que el oficial australiano Tilbury denunció en su país (recaudar dinero por deporte).

Por ahora, la multa por exceso de velocidad en Costa Rica (ir a más de 120 km/h) es de ¢319.950. En Cosevi aseguran que con la nueva tecnología, los montos de las multas serían los mismos que establece la Ley.

El monto mencionado es el mismo por adelantamientos indebidos, por conducir con alcohol en la sangre o conducir con licencia suspendida por infracciones.

Así que sí: hay multas caras que estas cámaras podrán detectar mucho mejor que los oficiales de tránsito actuales, pero si vos manejás bien y con prudencia desde ya, sin cámaras de vigilancia, no tenés por qué preocuparte por sanciones costosas.

Pero… ¿Las cámaras viales sí reducen las muertes?

Yes. Así ha ocurrido en México y Nueva York. Veamos cada caso.

Nueva York (Estados Unidos): Un estudio de 2014-2017 realizado por las autoridades de esta ciudad evaluaron resultados tres años después de implementar cámaras con radares que detectan y multan el exceso de velocidad.

En Nueva York el plan fue instalarlos cerca de centros educativos. Los resultados, ya con fotomultas y a sabiendas de la presencia de estos dispositivos, son estos:

--Los accidentes bajaron en un 15%.

--Los accidentes con heridos bajaron en un 14%.

--Los heridos de gravedad por accidentes de tránsito bajaron en un 17%.

--Las muertes por accidentes de tránsito bajaron en un 55%.

Ciudad de México (México): Las autoridades aseguran que entre 2015 y 2017, tras dos años de contar con tecnología de vigilancia vial y fotomultas, la incidencia de delitos por tránsito vehicular bajó un 12%.

El uso de cámaras viales se está implementando en otros países de la región. En Bogotá (Colombia) el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Seguridad Vial ya autorizaron 181 cámaras para fotomultas en las vías, y se espera que también instalen cámaras en las ciudades de Medellín y Cali.

Eso sí, el director del Cosevi de Costa Rica no promete reducir las muertes apenas se instalen las cámaras, pero sí cuenta con tener información necesaria para “tomar decisiones que sí podrán salvar vidas”.

“No podemos decir que con esto vamos a reducir las muertes, sin embargo, la tecnología va a analizar varios de los temas que influyen en las muertes. Es un proyecto de integralidad del sector transporte”, explica Edwin Herrera.

OJO: Cabe destacar que en 2017 y en 2018 también se han tenido planes para reintegrar esta tecnología al país, y en 2019 seguimos en pláticas.

En Costa Rica los accidentes de tránsito son muy frecuentes y las muertes causadas por ellos tienen una tendencia de ir a la alta. Foto: La Nación/Alfonso Quesada.
En Costa Rica los accidentes de tránsito son muy frecuentes y las muertes causadas por ellos tienen una tendencia de ir a la alta. Foto: La Nación/Alfonso Quesada.
En 2011 no funcionó. ¿Lo hará ahora?

En 2011 se instaló en Costa Rica un sistema similar de vigilancia mediante cámaras para control de velocidad, pero solo duraron dos meses en funcionamiento.

Desde el inicio, el plan suscitó gran polémica debido a las altas multas por exceso de velocidad.

Para entonces, sobrepasar en 20 kilómetros por hora el límite de velocidad, se castigaba con ¢308.000; y circular a velocidades entre 120 y 150 kilómetros por hora se sancionaba con ¢411.000.

El tema fue llevado ante la Sala Constitucional, que frenó el cobro de las multas en octubre de ese año, mientras resolvía la gestión presentada.

También se llevaron ante ese tribunal reclamos por la notificación, pues el dueño no necesariamente era el conductor infractor y además no todos los propietarios de vehículos tenían registrado un correo electrónico.

Finalmente, en agosto de 2012, el tribunal constitucional resolvió que el sistema de cámaras podía operar siempre que se notificara al conductor. No obstante, ya para entonces el plan estaba paralizado y no se reactivó porque el MOPT no tenía los recursos para asegurar la notificación. Desde entonces se congeló la vigilancia de velocidad con cámaras en las vías.

Siete años después, mucha agua ha pasado bajo el puente, y la nueva Ley de Tránsito (Ley 9078), en su artículo 161, deja claro que sí se podría contar con un sistema de vigilancia de cámaras en las vías.

El artículo describe cómo es la nueva confección de boletas por infracciones detectadas por medios electrónicos, y, entre otras facultades, permite que se hagan “boletas impersonales cuando el infractor no esté presente”.

Consultado sobre la posibilidad que la sociedad tica reaccione igual que en 2011, el director del Cosevi, Edwin Herrera, cree que esas quejas fueron subsanadas con la nueva Ley de Tránsito, y hace este llamado de consciencia:

“No se trata de si usted se va a quejar o no. Los ticos deben hacer conciencia que no es solo una medida restrictiva. Es una medida para salvar vidas. Es para el bien de la mayoría”.

¿Vos estás de acuerdo con la reimplementación de esta tecnología? Respondé a nuestra encuesta en Twitter.