Las autoridades no reportan personas detenidas

Por: Hugo Solano 4 marzo, 2015
Las plantas de marihuana, de distintos tamaños, fueron divisadas desde el aire por el helicóptero del Ministerio de Seguridad.
Las plantas de marihuana, de distintos tamaños, fueron divisadas desde el aire por el helicóptero del Ministerio de Seguridad.

Policías del Ministerio de Seguridad Pública erradicaron 286.172 plantas de marihuana de las montañas de Talamanca, Limón. No hubo personas detenidas.

La incursión policial fue del 21 de febrero hasta el 2 de marzo. Es la segunda en importancia este año, ya que el 20 de enero la Fuerza Pública dede Buenos Aires, Puntarenas, localizó un plantío de 1.284 matas de marihuana en un sector montañoso de Salitre.

En la reciente arremetida los oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD), cubrieron sectores como Bocuare, Altamira, Monteverde, cerro Congo, Seira, alto Piedra Meza y Dos Ramas de Espabel, en el cantón limonense de Talamanca y alrededores.

En total fueron 28 plantaciones ubicadas en un área de 33.051 metros cuadrados para quemar 286.172 matas de dicha droga.

Como parte del trabajo de la PCD también se decomisaron ocho kilogramos de semillas de marihuana, así como 907 gramos de marihuana cortada y seca.

El año pasado se erradicaron 879.332 matas de marihuana.

La PCD recoge una muestra y quema el resto en el mismo lugar de la plantación.
La PCD recoge una muestra y quema el resto en el mismo lugar de la plantación.

Esta vez se tuvo la colaboración de la Sección de Vigilancia Aérea, cuyo helicóptero a menudo realiza sobrevuelos para ubicar los plantíos y enviar luego las patrullas terrestres para su destrucción.

Esas montañas son de uso constante por organizaciones que a menudo aprovechan a los indígenas para el cuido y abono de las matas. Por ser nativos, conocen bien la zona y se escabullen por trillos cuando la Policía llega.

En otras ocasiones los mismos indígenas son los que siembran para sacar la droga en sacos que venden a ¢200.000.

Pese a las quemas y destrucciones de miles de matas, los grupos mafiosos insisten en el cultivo constantemente.