Mundo

Grandes partidos carecen de estrategias sólidas para enfrentarlo

Desafío de inmigración irrumpe en las elecciones europeas

Actualizado el 18 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Xenófobos y otros extremistas alientan mitos con discurso plagado de alarmas

Flujos humanos causan división y reproches entre el sur y el norte de la UE

Mundo

Desafío de inmigración irrumpe en las elecciones europeas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Amanecer Dorado, un partido ultraderechista y de orientación pronazi en Grecia, es uno de los grupos que hace de la inmigración un arma para ganar respaldo popular. | AP

El País Internacional

Bruselas. Europa ha dejado atrás los años de bonanza durante los cuales que la inmigración suponía mano de obra cualificada –más barata que la autóctona– y una inyección de dinero para los sistemas de pensiones.

La crisis ha dilapidado el debate sereno y los populismos han aprovechado el vacío de la política tradicional para sembrar sus propias ideas. Frente a la indefinición de las corrientes mayoritarias, eurófobos, xenófobos y otras formaciones extremas construyen un discurso simple y fácil de digerir: la inmigración es excesiva y amenaza el bienestar europeo.

Aunque la mayor parte de las afirmaciones están basadas en mitos, los populistas consiguen inocular su discurso por la escasa resistencia que oponen sus contrincantes. Los grandes partidos carecen de estrategias sólidas sobre inmigración y, aun más grave, tampoco los Gobiernos las tienen.

Esa falta de ambición, unida a una Comisión Europea más tibia de lo que debería, impide forjar la única solución válida para gestionar los flujos migratorios: una política común europea.

La queja y la respuesta. “Italia está gastando más que Frontex [la agencia europea de supervisión de fronteras] en vigilar las costas. Es insostenible”, se quejaba recientemente una alta fuente italiana.

Movida por la intensa presión migratoria que soporta en los últimos meses, Roma está liderando una corriente de países sureños en el Consejo Europeo que pide más recursos para contener estos flujos . Porque las fronteras, españolas, italianas o griegas son, por encima de todo, fronteras comunitarias.

A este clamor, Alemania, Suecia, Bélgica y otros países del norte y del centro de Europa responden con su propia experiencia. Es cierto que la mayor parte de quienes entran ilegalmente por las costas lo hace por el sur, pero también lo es que los demandantes de asilo (lo solicita la mayoría de quienes llegan en esas circunstancias) se concentran en esas naciones del norte.

Personal de la Marina de Italia auxilió, a principios de abril, a este grupo de inmigrantes indocumentados en el mar Mediterráneo.  | AFP
ampliar
Personal de la Marina de Italia auxilió, a principios de abril, a este grupo de inmigrantes indocumentados en el mar Mediterráneo. | AFP

Por tomar el caso de los sirios , la comunidad que más se juega la vida ahora al cruzar la frontera, más de dos tercios de las solicitudes de refugiados que presentaron el año pasado fueron en Suecia, Alemania y Bulgaria.

PUBLICIDAD

Para hacer estos procesos más homogéneos, la Unión Europea aprobó el año pasado una nueva regulación que obliga a quienes llegan a un territorio a que pidan asilo allí mismo, aunque luego puedan ser desplazados a otros países.

Sin embargo, los potenciales refugiados prefieren dirigirse allí donde las condiciones son más favorables –y las naciones que los reciben en primera instancia no les ponen demasiadas dificultades para mudarse a otro territorio–.

Así es que, cuando en el seno del Consejo Europeo el grupo del norte se habla del proceso de asilo y en el del sur de las entradas ilegales, el diálogo real apenas se gesta.

La Comisión Europea , a la que corresponde el derecho de iniciativa en la política comunitaria, tiene una visión opuesta a la de los Estados miembros. El Ejecutivo comunitario considera que, pese a las estrecheces de hoy, Europa necesitará más inmigrantes a medio y largo plazo, y que hacen falta políticas para propiciar esos flujos.

Más allá de ese marco general, si se quieren contener las llegadas irregulares de inmigrantes, Bruselas aboga por potenciar las vías legales –y acotadas–, de forma que los extranjeros tengan menos estímulos para lanzarse al mar y ensayen la vía ordinaria.

La comisaria europea de Interior, la sueca Cecilia Malmström, aboga por empaquetar esas fórmulas legales en un acuerdo más amplio con los países de los que vienen los inmigrantes.

El objetivo es que esos terceros Estados controlen mejor sus fronteras y, en el caso de cruces a Europa, que acepten devoluciones. Es lo que se ha hecho con Marruecos y recientemente con Túnez, en el norte de África.

Las sugerencias de explorar el marco legal espantan a los Estados miembros, que consideran la inmigración un tabú. En tanto, la Comisión Europea prefiere no enfrentarse a ellos.

 Con todos estos elementos sobre la mesa, los jefes de Estado y de Gobierno abordarán el desafío migratorio en su próxima reunión de junio, un mes después de las elecciones. Los gobernantes han evitado tener que definirse antes del 25 de mayo y preparan medidas –poco ambiciosas– para junio.

  • Comparta este artículo
Mundo

Desafío de inmigración irrumpe en las elecciones europeas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota