Plan piloto se pondrá en marcha en Liberia

Por: Manuel Avendaño A. 13 noviembre, 2015
La carretera Bajos de Chilamate-Vuelta de Kooper se financia con un crédito firmado en 2009. Tardó 2 años en cumplir condiciones para ejecución. Se han pedido dos prórrogas y ahora la meta es finalizar en 2017. | LN
La carretera Bajos de Chilamate-Vuelta de Kooper se financia con un crédito firmado en 2009. Tardó 2 años en cumplir condiciones para ejecución. Se han pedido dos prórrogas y ahora la meta es finalizar en 2017. | LN

San José

El Gobierno impulsa un proyecto para que los privados de libertad del sistema penitenciario costarricense trabajen en la construcción de carreteras.

El plan piloto de esta iniciativa se desarrollará en Liberia. El director del Centro de Atención Institucional (CAI) Calle Real en Liberia, José Mario Coronado, explicó que la idea es que al menos unos 50 reos participen en el recarpeteo de la ruta de 5 kilómetros que comunica esa cárcel con el centro de la ciudad blanca.

La idea surgió tras una visita a Liberia, este jueves, en la que estuvieron presentes la ministra de Justicia, María Cecilia Sánchez; el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini y el alcalde de ese cantón, Luis Gerardo Castañeda.

De acuerdo con Coronado, la próxima semana se firmará un convenio de cooperación entre el Ministerio de Justicia y Paz, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), la Municipalidad de Liberia y el CAI Calle Real para poner en marcha el proyecto.

Coronado agregó, que los privados de libertad que participarán en la iniciativa serán de baja contención (donde se ubican reclusos que no son peligrosos) y contarán con un perfil criminológico autorizado por el Instituto Nacional de Criminología (INC).

Los ministros de Justicia, Ana Cecilia Sánchez y de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini, apoyan el proyecto para que privados de libertad participen en la construcción de carreteras. El plan piloto iniciará en Liberia.
Los ministros de Justicia, Ana Cecilia Sánchez y de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini, apoyan el proyecto para que privados de libertad participen en la construcción de carreteras. El plan piloto iniciará en Liberia.

Para determinar si un recluso puede participar en la construcción de caminos con el MOPT se debe valorar el tipo de delito que cometió, el comportamiento dentro del centro penitenciario, el expediente interno y su conducta.

El CAI Calle Real cuenta con 926 privados de libertad de los cuales 400 son de baja contención; sin embargo, en el plan piloto participarán unos 50 reclusos.

Incentivos para los reos. Los privados de libertad que trabajen en la construcción de carreteras tendrán doble incentivo, por un lado recibirán una compensación económica y por otro lado, descontarán días de la pena que les impusieron.

Coronado precisó que con recursos aportados por el MOPT y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se financiará la construcción de la calle entre Liberia y el CAI Calle Real; además, se entregará a los reos una compensación económica por trabajar en la obra. El monto todavía no se ha definido.

"No se puede hablar de una relación laboral entre los privados de libertad y el MOPT, pero se trata de un incentivo o reconocimiento por la labor de construcción de carreteras", indicó el director del CAI Calle Real.

También los reos podrán descontar un día de pena por cada dos días de trabajo, según lo establece el artículo 55 del Código Penal costarricense.

José Mario Coronado comentó que luego de valorar los resultados del plan piloto se podría ampliar la iniciativa a otros proyectos de infraestructura como la construcción de la calle entre Cañas-Liberia.

Según el jerarca del CAI de Liberia, hace algunos años los reos participaron en la construcción de obras de infraestructura, por lo que se debe retomar la idea para contribuir al desarrollo de nuevos proyectos.

Los reos contarán con un sistema de supervisión con base en controles cruzados técnicos y administrativos, pero no tendrán vigilancia policial ya que es "estigmatizante" y violatorio para sus derechos humanos, según Coronado.

Los mecanismos de control estarán a cargo de una unidad especial de la Policía Penitenciaria que fue reactivada por la actual ministra de Justicia, María Cecilia Sánchez.