Hugo Solano C.. 29 enero, 2019
El juicio, presidido por Mario Piedra (al centro) recibió los primeros testigos y fue suspendido en horas de la tarde. Foto: Albert Marín
El juicio, presidido por Mario Piedra (al centro) recibió los primeros testigos y fue suspendido en horas de la tarde. Foto: Albert Marín

Con la comparecencia de tres testigos se inició este martes en Limón el juicio contra una joven de 22 años acusada de haber tirado al río Bananito a su bebé de 28 días de nacida, la cual murió ahogada en setiembre del 2016.

La mujer, de apellido Mora, se entregó a las autoridades en la delegación policial de Bananito poco después de los hechos y confesó lo actuado.

Uno de los que testificó este martes fue el esposo de Mora, quien dijo ante los jueces que no estaba seguro de ser el padre de la bebé fallecida.

El hombre de apellido Durán, de 25 años, procreó con la acusada un niño que tenía solo 10 meses cuando sucedieron los hechos y tiene otros dos hijos de distintas relaciones anteriores, según consta en el Registro Civil.

José Gaitán, tío político de la acusada, afirmó que el día del suceso, como a las 5 p. m. su esposa le indicó que una sobrina había tirado a la niña al río.

“Yo me puse una pantaloneta y salí corriendo hacia el río con la fe de encontrarla con vida, pero lamentablemente la encontré muerta junto a una piedra que la sostenía”, narró.

Agregó que de inmediato dio aviso a las autoridades, que se presentaron para la recuperación del cuerpo.

María Álvarez, la mujer que alquilaba en ¢30.000 un cuarto a la pareja, afirmó que le pareció extraño ver pasar a Mora con un perrito abrazado y notar que se mantuvo pensativa largo rato con él sobre una piedra, horas antes de que trascendiera la muerte de la niña.

“Luego observé que pasó de nuevo para el cuarto que les había alquilado pocos días antes. En el cuarto dejó solo al niño varón, el cual estaba llorando, por lo que mi hija y yo lo recogimos y lo llevamos a mi casa”, dijo.

Añadió que al rato llegaron los oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Limón y le dijeron que tenían que entrar al cuarto, porque en apariencia la mujer había lanzado la niña al río y tenían que verificar si la recién nacida estaba dentro del cuarto o no.

Una vez que los agentes constataron que la niña no estaba, Álvarez buscó a los familiares de la sospechosa para entregarles al niño de 10 meses.

“Para mi fue algo sorprendente cuando en horas de la noche me dijeron que habían encontrado a la menor ahogada en el río”, comentó.

La Fiscalía Adjunta de Limón informó de que el juicio fue suspendido en la tarde y quedó pendiente que el Tribunal Penal señale la fecha en que terminarán de comparecer los testigos que faltan y el inicio de la etapa de conclusiones.

El Tribunal de juicio lo integran Mario Piedra, quien preside, Miguel Porras y Rafael Corea, mientras que La fiscal del caso es Maribeth Chinchilla.

Los abogados de la imputada son Adelia Torres, defensora pública y Ligia Jiménez, defensora privada.

Colaboró la periodista Patricia Recio.