Juan Diego Villarreal. 22 enero, 2017
Jan Carlos Vargas marca a Ulises Segura.
Jan Carlos Vargas marca a Ulises Segura.

Ciudad de Panamá

La Selección de Costa Rica se despidió de la Copa Centroamericana por la puerta trasera al caer por la mínima ante Panamá.

La Mayor cerró este domingo una presentación poco decorosa en el certamen del área en la que no cumplió las expectativas cifradas.

La derrota provocó que el equipo patrio sumara solo cuatro puntos en cinco juegos y viera muy de lejos como Honduras se coronó monarca siete puntos arriba.

Pasaron 22 años para que la Sele finalizara una Uncaf en el cuarto lugar, una posición que retrata lo poco convincente que fue el equipo de Óscar Ramírez en el torneo.

De más a menos. La Tricolor dejó para el cierre de l primer tiempo su mejor actuación ya que en cuestión de un minuto pisó con fuerza dos veces el área rival y estuvo a poco de abrir el marcador.

Fueron dos acciones puntuales en las que Deyver Vega remató a puerta; primero fue el arquero José Calderón el que rechazó el disparo y el rebote no terminó bien direccionado por Rándall Azofeifa.

Mientras que en el segundo intento, Vega cruzó un disparo que pasó cerca del vertical izquierdo del guardameta.

Perfectamenente la Sele pudo acabar arriba en la pizarra.

Antes de ello, la Mayor no había generado grandes alternativas y su rival tampoco.

El único ataque peligroso de los canaleros se dio en el minuto tres cuando Abdiel Arroyo pegó un cabezazo que Danny Carvajal desvío a una mano.

Los panameños no fueron un equipo bravo en la fracción inicial, sí impusieron su fortaleza física pero sin llegar a generar una marcada diferencia en el uno contra uno.

Mientras que, el lunar del equipo patrio consistió, como en buena parte de la copa, tocar el balón con una pasividad extrema y sin profundidad.

Otro punto no muy favorable para la Tricolor fue el abusar de los pelotazos al área enemiga, que generalmente terminaron controlados por la parte baja panameña.

Aunque el inicio del partido se caracterizó por un leve dominio anfitrión, este no dio para que los dirigidos por Óscar Ramírez se vieran un escalón abajo de los hombres de casa.

Cuando sí se vieron inferiores fue en el complemento.

la defensa se partió, el mediocampo no generó y a partir de ahí el equipo nacional quedó a merced a un rival que demostró más hambre.

En el 66' cayó el gol canalero; un pase al centro tomó mal parada a la zaga nacional, Francisco Calvo se quedó cortó en el rechazó y Armando Cooper fusiló al portero Carvajal.

Después fue el poste el que salvó a la Mayor del segundo tanto tras una acción que desbarató la resistencia tica.

Como una pataleta de ahogado, John Jairo Ruiz generó la última oportunidad de peligro, empero, el guardameta Calderón le negó el gol y así bajó el telón de una actuación para el olvido.