2 noviembre, 2008
 Raquel Rodríguez Cedeño (11) contra Kim Sol-hui. | GINA ESCOBAR PARA LN
Raquel Rodríguez Cedeño (11) contra Kim Sol-hui. | GINA ESCOBAR PARA LN

Raquel Rodríguez Cedeño cambió su vestido de 15 años por un uniforme de la Sele ; los regalos por un golazo; la fiesta de quinceañera por un pasaporte a la historia del futbol costarricense.

“Fue diferente esta celebración de 15 años, pero esto ha sido mi pasión desde pequeña y acá la pasé con mis amigas”, comentó la atacante tica.

El viernes pasado –era sábado en Nueva Zelanda– La número “11” se convirtió en la primera costarricense en anotar un gol en un Mundial femenino.

Dentro del pesar por la eliminación, el tanto –conseguido al minuto 20– no dejaba de ser una buena noticia.

“Me puse súper contenta, pero la verdad es que era solo el empate y necesitábamos ganar para seguir adelante”, relató la jugadora, quien cumplió 15 años el martes pasado, el día que se inauguró el Mundial.

“Se lo pedí mucho a Dios, por eso le dedico ese gol a Cristo, a mi familia y a todos los que hicieron posible que estuviera aquí”, afirmó la hija de Sivianny Rodríguez, quien fuera campeón nacional con el Club Sport Herediano.

La alegría se le desvaneció a la más joven del seleccionado por la eliminación sufrida.

“Estamos desanimadas, porque la verdad veníamos con muchas expectativas de llegar lejos. Para nosotras fue un golpe my duro”, comentó ayer la delantera a La Nación, poco antes de partir hacia la sede de Wellington.

Lo que viene está claro: “Tengo que seguir estudiando, vienen los Juegos Nacionales y espero que me llamen de nuevo a la Sele ”.