Fanny Tayver Marín. 29 enero
Hernán Torres regresa a Alajuelense. Foto: Mayela López
Hernán Torres regresa a Alajuelense. Foto: Mayela López

Fueron muchas horas de análisis y de negociación, pero el estira y encoge se acabó y Liga Deportiva Alajuelense decidió hacer un cambio en el banquillo.

Los rojinegros optaron por ser el primer equipo que cambia de timón una vez iniciado este Clausura 2019 y el puesto que hasta hoy fue propiedad de Luis Diego Arnáez ahora estará a cargo del colombiano Hernán Torres.

A nivel nacional, prácticamente no había candidatos para relevar al Flaco. De los currículos extranjeros que barajaban los manudos, el del colombiano se convirtió prácticamente que en la única opción.

Después de varias ofertas y contraofertas, salió humo blanco.

En lo que va de este torneo, los rojinegros tienen un triunfo, dos empates y una derrota.

La determinación de quitar a Arnáez no fue por el empate del domingo ante los caribeños y en eso hizo énfasis el lunes por la noche el vocero de la Junta Directiva, el vocal manudo Federico Calderón, quien ese momento no dio garantía de la permanencia o la salida de Arnáez.

Para la dirigencia, fue un tema de análisis más global, por el rendimiento del equipo en lo que fue el arranque del torneo y lo que sucedió en los partidos claves del torneo pasado.

Si bien es cierto Arnáez no tuvo a disposición a todos los hombres que conforman la planilla eriza, por lesiones o convocatorias a la Selección Nacional, lo que le preocupaba a los dirigentes era el accionar del equipo, que por momentos se utilizara a jugadores en posiciones que no son las habituales de ellos, la lectura de los partidos y algunas variantes que sembraban dudas.

También inquietaba la insistencia de usar un sistema con tres delanteros, con el que el equipo mostraba un desequilibrio en sus líneas, pues la defensa lucía desprotegida y la Liga quedaba muy propensa a sufrir contragolpes que en varias ocasiones se tradujeron el gol.

En la Liga perfilaban a Arnáez como su técnico para el centenario, después de que cuando llegó de emergente tras la salida del uruguayo Nicolás dos Santos la Liga revivió y hasta estuvo a punto a clasificarse a la final, tras ganarle dos veces a Herediano, un partido a Santos y empatar en el Saprissa.

Al ver ese repunte, la dirigencia optó por darle continuidad y lo contrató por el Apertura 2018, un torneo en el que los manudos fueron los que hicieron más puntos, pero no accedieron a la gran final.

Uno de los pecados de Alajuelense en el campeonato pasado fue no lograr quedarse con el primer lugar durante la fase regular, algo que deparaba un cupo directo a la gran final. En la semifinal contra San Carlos, las variantes hechas por Arnáez fueron cuestionadas, pues no se comprendía cómo dejaba al equipo sin un generador de juego. En la tanda de penales, los rojinegros accedieron a la fase final contra Herediano.

Del archivo:

(Video) Diálogos con el técnico Luis Diego Arnáez sobre el campeonato 30 de Alajuelense

Y en esa instancia, pese a que cada equipo ganó un partido, los rojiamarillos avanzaron mediante la ruleta rusa y la postre, en la gran final, los florenses de dejaron el título.

Esas situaciones, más el arranque de este torneo, en el que la Liga solo sumó un punto de seis disputados en el Morera Soto encendió las luces de alerta y fue en ese momento cuando en la casa rojinegra algunos empezaron a gritar ‘fuera Arnáez’.

De los cuatro partidos disputados por Alajuelense en este Clausura 2019, los erizos tienen tres encuentros de no ganar y eso también impulsó a la dirigencia a tomar la decisión de hacer el cambio en el banquillo.

El sucesor de Luis Diego Arnáez es Hernán Torres, un hombre que llegará con algunas ventajas. Conoce al fútbol tico y también ya tuvo a cargo a varios de los integrantes del equipo, como Patrick Pemberton, Kenner Gutiérrez, Porfirio López, Allen Guevara, Christopher Meneses, José Andrés Salvatierra y Jonathan McDonald.

Torres estuvo a cargo de Alajuelense en el Invierno 2015 y disputó la final de ese torneo contra Saprissa. Los manudos la perdieron y pocos días después, de forma inesperada, la dirigencia de esa época lo despidió, una decisión que aún es cuestionada por buena parte de la afición.

En esa primera etapa con los erizos, el cafetero estuvo al frente de la Liga durante 183 días, en los que dirigió 32 partidos, con un balance de 17 triunfos, 7 empates y 8 derrotas.

Aunque no se esperaba salir de esa forma del club, él trató de comprender la medida.

“Lastimosamente la Junta Directiva tomó otra decisión... Y la aceptamos... usted sabe que en el fútbol uno acepta lo que venga”, indicó Torres a La Nación el lunes y ahora, cuando Alajuelense vuelve a confiar en él, viene por su revancha.

El cafetero llega en un momento en el que la Liga está más obligada que nunca, con mucha presión por la inversión que han hecho, con la necesidad de ganar un título tras cinco años de sequía y con la presión que genera el propio centenario al que los erizos llegarán el 18 de junio.