Columnistas

Nostálgica despedida de China

Viajé a China con mente abierta y corazón airoso

Viajé a China con mente abierta y corazón airoso. Era una ocasión de regocijo porque esta cultura milenaria siempre ha sido de enorme inspiración para mí. Después de un tiempo de prudencial asimilación, me siento obligada a compartir mis experiencias con el gran número de lectores que me manifestaron interés. El reto es grande porque es mucho el contraste de una civilización hidráulica, donde prima lo comunitario y no lo individual. Es un cambio de paradigma frente a los valores que se nos inculcan en Occidente.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.