Por: Steven Oviedo 6 mayo, 2015

Los traileros que transitan diariamente por la ruta 32 están sumamente contentos por la demarcación que se está realizando entre Santa Elena de San Isidro de Heredia y Río Frio.

"Es lo mejor que pueden hacer. Yo subo todos los días por esta carretera y no se ve nada. Una vez me salí en una curva, es muy peligroso", explicó Gerardo Chavarria, tráilero hace 25 años.

Los traileros reconocen que los cierres que empezaron hoy para pintar el pavimento provocan atrasos en su jornada laboral, pero sienten que es un sacrificio por el bienestar de cada uno de ellos.

"Nos favorece porque pese al atraso nos va a ayudar mucho, en las noches es muy peligroso" señaló Franklin Coto, quien maneja trailer hace seis años y pasa tres veces por día por la zona.

La presa inicia en el peaje y se extiende unos dos kilómetros hasta el cruce de San Isidro. En la larga fila predominan vehículos pesados.

El principal factor que influye para que los conductores tengan problemas a la hora de transitar por esta carretera es la neblina.

"Hay veces que uno pierde la visión. Si nos atrasa yo trabajo como 12 horas, pero en realidad por las noches nos hace mucha falta", manifestó Juan Acuña, tráilero hace 32 años.

Los trabajadores tardarán 20 días más en el trabajo de demarcación de 37 kilómetros entre Santa Elena y el cruce a Río Frío de Sarapiquí. Luego empezará la colocación de postes abatibles para reducir el riesgo de que los conductores intenten hacer adelantamientos en sitios peligrosos.

Etiquetado como: