Lucía Astorga. 22 enero

Un símbolo con una pareja de hombres, bajo la barra que tradicionalmente indica que una actividad está prohibida (como se hace con el fumado o el exceso de ruido), fue impreso en volantes que la campaña de Antonio Álvarez Desanti, del PLN, distribuyó al público.

La imagen levantó fuertes críticas entre representantes de grupos defensores de los derechos de la población LGBTI quienes, ante consultas de La Nación, calificaron este contenido como un “discurso de odio”.

El símbolo fue utilizado en un volante que resume posturas del aspirante presidencial con el título “Mi posición sobre la vida y la familia”. En este, se señalan razones por las cuales el candidato se opone a la llamada ideología de género, el aborto y el matrimonio homosexual. También, señala su compromiso para fortalecer la familia y someter a revisión los programas de educación sexual en escuelas y colegios.

El documento incluso provocó críticas de los exministros de Liberación Nacional (PLN), Leonardo Garnier (Educación) y María Luisa Ávila (Salud).

“Lo que se dice ahí responde a mi posición y eso es lo que yo pienso”, declaró Álvarez Desanti al diario La Teja.

En tanto, Nuria Marín, esposa del candidato, sostuvo en ameliarueda.com: “Esos son temas que dividen al país (...) yo hago un llamado al país a que no se concentren en temas que nos dividan, perdimos cuatro meses de discusión en una campaña política tan importante y relevante como esta por otros temas, ahora estamos con lo de la Corte, estamos a dos semanas de elegir a nuestro próximo presidente y debería concentrarse (el país) en temas que nos unen y no que nos dividan”.

Achacan 'discurso de odio'

Esta imagen levantó fuertes críticas entre representantes de grupos defensores de los derechos de la población LGBTI ( lesbianas, gais, bisexuales, trasnsexuales e intersexo) quienes, ante las consultas de La Nación, calificaron este contenido como un "discurso de odio".

Shia Alarcón, representante del Frente por los Derechos Igualitarios (FDI), manifestó: “Nos parece preocupante viniendo de un candidato presidencial, que esté llamando a discursos de odio contra ciertos grupos poblacionales. Cuando hablamos de Derechos Humanos no es lo que piensa a nivel personal un candidato o el otro, solo debe garantizarlos y ya la Corte dijo que se debe garantizar el matrimonio igualitario para todas las personas".

"Lo que promueve es la fobia hacia nuestras poblaciones. Esto deja mucho que desear porque, en algún momento, el PLN, sobre todo don Antonio, apoyó mucho el proyecto de ley de identidad que está en la Asamblea Legislativa (...). Lo que quiere es dejarse llevar por esa corriente que tienen la mayoría de los partidos en este momento, de ser más que conservadores, radicales en el tema de la sexualidad", agregó Natasha Jiménez, representante de la Asociación Mulabi.

En tanto, Dayana Hernández, de la organización Transvida, dijo sobre el símbolo: “Me parece que marca un discurso de odio, una práctica que promueve el estigma y la discriminación” .

Defensa a la educación sexual

Por su parte, los exministros liberacionistas Leonardo Garnier y Maria Luisa Ávila expresaron en redes sociales su molestia por la propuesta del candidato de revisar los programas de Educación para la Afectividad y la Sexualidad, que se comenzaron a impartir en escuelas y colegios durante el mandato de la presidenta Laura Chinchilla.

“Esa extraña sensación de ver al candidato de Liberación Nacional ofreciendo echar abajo los programas de educación para la afectividad y la sexualidad que, con tanto esfuerzo y trabajo serio, logramos poner en práctica en el último gobierno de Liberación Nacional”, indicó el exministro de Educación en su cuenta de Twitter.

María Luisa Ávila, en tanto, aseguró que estos programas de educación sexual del país son de los "más exitosos e innovadores de la región".

En cierto momento, Ávila incluso dudó de la veracidad del volante.

¿Veracidad del volante?

La oficina de prensa del aspirante presidencial liberacionista, Antonio Álvarez Desanti, confirmó a La Nación la autenticidad del volante, luego de que se generaran dudas en las redes sociales respecto a si era un material oficial.

La confusión respecto al origen del documento aumentó tras una publicación de la exministra Ávila cuestionando su autenticidad.

“Me dicen que este volante no es de la campaña del @pln. Me alegra mucho saberlo”, había dicho.

El equipo de campaña del PLN aseguró no saber la razón por la cual Ávila, doctora y extitular de la cartera de Salud, realizó esta afirmación.