Patricia Recio. 15 marzo
Ministro aseguró que si funcionarios no renuncian, abrirá investigación para despedirlos. Foto: Rafael Pacheco
Ministro aseguró que si funcionarios no renuncian, abrirá investigación para despedirlos. Foto: Rafael Pacheco

El ministro de Educación Pública, Édgar Mora, le pedirá la renuncia al director del Liceo de Heredia, Guido Madrigal, por supuestamente no haber informado que un exsacerdote nombrado en un colegio de Limón como director, había sido denunciado por un monaguillo y recientemente expulsado de la Iglesia por abuso sexual.

Mora dijo que adicionalmente ordenó que se abra una investigación a fin de conocer más detalles sobre estos casos.

La Arquidiócesis de San José confirmó que ellos habían solicitado a la orden de Oratorianos comunicar al Ministerio de Educación Pública en el momento que inició la investigación, siendo Madrigal el representante de la orden en Costa Rica.

De acuerdo con el jerarca la solicitud de renuncia se haría a ambos funcionarios, es decir a Madrigal y a Ricardo Reyes, quien dirige el Cindea 28 Millas en Batán de Limón.

“Estamos dando un margen de espera, pero yo ya he hecho público que estoy apelando a su capacidad de renunciar, porque no queremos que estén en el MEP, no creemos que algo como esto, el caso del que fue encontrado culpable es inexcusable que él siga siendo funcionario del MEP y la persona que según dice la Iglesia que se le pidió que nos dijera, cosa que no hemos podido confirmar y no nos dijo, pero que según también sabemos decidió no decirnos tampoco debería estar en el MEP”, aseveró el jerarca.

El ministro añadió que en caso de que los directores no renuncien se abriría una investigación con el fin de despedirlos.

La Nación intentó contactar a Madrigal este viernes, pero no respondió las llamadas a su celular.

Luego de que se diera a conocer el caso de Reyes, el ministro envió una carta al arzobispo de San José, José Rafael Quirós, en el que pedía cuentas por este caso, a lo que la Iglesia respondió que Reyes no era del clero arquidiocesano sino que pertenecía a una orden religiosa.

El exsacerdote fue denunciado por un monaguillo quien dijo que tenía 15 años cuando ocurrieron los hechos.