Por: Víctor Fernández G. 8 septiembre

Game of Thrones cerró su sétima temporada hace un par de semanas, y aún seguimos tratando de asimilar el ferrocarril de revelaciones con que nos arrolló la serie consentida de HBO. Fue una temporada breve en comparación con años anteriores (apenas siete capítulos) e intensa, con una trama llena de acción y poco espacio para la contemplación, y donde los encuentros entre los principales protagonistas fueron la tónica.

Previo a entrar en detalle sobre los acontecimientos de The Dragon and the Wolf, último episodio emitido por HBO el domingo 27 de agosto, hagamos un repaso ejecutivo por lo sucedido en los seis capítulos previos. Desde luego que encontrará todos los spoilers posibles pero a estas alturas ya no debería importar.

Arya extermina a los Freys; Bran y Meera finalmente llegan al Muro; Jon y Sansa empiezan a chocar en el manejo del Norte; Sam descubre que Dragonstone es una enorme reserva de dragonglass y le avisa a Jon; Cersei recibe a Euron Greyjoy, quien promete darle un "obsequio" a cambio de que acepte casarse con él y, de paso, humilla a Jaime; Sandor se convierte en creyente; Daenerys llega a Westeros y se apropia de Dragonstone sin decir mayor cosa, y Ed Sheeran se roba el show.

'Game of Thrones': Adelanto del episodio 'Stormborn'
'Game of Thrones': Adelanto del episodio 'Stormborn'

Melisandre llega a Dragonstone y aconseja a Dany que se reuna con un tal Jon Snow; Dany sigue la estrategia de Tyrion y envía a sus aliados de Dorme, Highgarden y las Islas de Hierro a citiar King's Landing; Qyburn desarrolla una ballesta antidragones; Arya se reencuentra con Hot Pie y tras enterarse que Jon es el Rey en el Norte cambia de planes y se enrumba a Winterfell; Jon recibe la invitación de Dany y se marcha a Dragonstone con Davos, dejando a Sansa a cargo y a Littlefinger advertido; Sam empieza a curar a Jorah del greyscale; Missandei y Grey Worm tienen la escena sexual más explícita de la temporada, y Euron se roba el show, al eliminar/capturar a las Sand Snakes, Ellaria Sand, Yara Greyjoy y la salud mental de Theon.

LEA:

Jon y Dany se encuentran y desencuentran: ella quiere que le jure lealtad y él que ponga atención a los White Walkers; Dany deja que Jon extraiga el dragonglass necesario para confeccionar armas; Melisandre huye por la derecha (hacia Volantis); Bran vuelve a Winterfell y tiene un reencuentro demasiado incómodo con su hermana Sansa; Euron entrega a Ellaria y su hija Tyenne a Cersei, quien acuerda casarse con él cuando la guerra termine; Euron humilla a Jaime (otra vez); Cersei da a Tyenne el mismo beso de la muerte con el que Ellaria mató a Myrcella y deja que ambas se pudran en una celda; Grey Worm conduce a los Unsullied a una toma fácil de Casterly Rock y descubre que la ciudad está abandonada; Jaime le roba la vuelta a todos y conduce a las tropas Lannister y Tarly a Highgarden, que cae sin oponer mayor resistencia, y Olenna Tyrell se roba al show: capturada, la Reina de las Espinas acepta la derrota, toma el vino envenenano que le da Jaime y justo antes de morir le restriega que fue ella quien mató al insorportable Rey Joffrey temporadas atrás.

Arya, Bran y Sansa se reencuentran en Winterfell: una demuestra ser una experta combatiente; el otro deja claro que ahora solo es el Cuervo de Tres Ojos, y Sansa no sabe cómo sentirse con sus hermanos; Littlefinger trata de sondear a Bran y termina sorprendido; Jon y Dany ven pinturas rupestres y se empiezan a enamorar; Dany se entera que ha perdido a sus aliados y decide tomar las acciones en sus manos; Drogon y los dothraki incineran/aplastan a las tropas Lannister y Tarly; y Bronn se roba al show, tanto por herir a Drogon con la ballesta como por salvar a Jaime, luego de que el gemelo cometiera la tontería de lanzarse a galope contra Daenerys sin reparar del dragón lanza fuego que la protegía. Fue el mejor episodio de la corta temporada.

Tyrion Lannister camina sobre las cenizas de la batalla de 'The Spoils of War'. FOTO: Cortesía HBO/Helen Sloan.
Tyrion Lannister camina sobre las cenizas de la batalla de 'The Spoils of War'. FOTO: Cortesía HBO/Helen Sloan.

Dany vuelve a ignorar a Tyrion y quema vivos a los Tarly; un curado Jorah llega a Dragonstone y vuelve a ponerse a las órdenes de Dany; Bran alerta a todos Westeros del avance de los muertos vivientes hacia Eastwatch-by-the-Sea. Davos logra que Tyrion entre a escondidas a King's Landing, donde se reune con Jaime para plantearle una tregua; Davos encuentra a Gendry (Baratheon) y lo trae con él y Tyrion de vuelta a Dragonstone; Cersei le dice a Jaime que serán papás/tíos otra vez; Sam se enoja con los maestros de la Citadel y huye con Gilly, su bebé y un montón de libros robados; Arya y Littlefinger juegan al gato y el ratón y ella encuentra un viejo mensaje de Sansa que él escondió; Jon, Davos, Gendry, y Jorah llegan a Eastwatch con la misión de viajar más allá del Muro y capturar a un zombi y ahí se les unen Tormund, Sandor, Beric Dondarrion y Thoros de Myr; y Gilly se roba al show al revelar sin darse cuenta que los padres de Jon (Targaryen Stark) se casaron en secreto, lo que le daría un derecho legítimo a reclamar el Trono de Hierro.

Arya y Sansa se enfrentan gracias a los malos oficios de Littlefinger; Tyrion le dice a Dany que piense en quién continuará su obra una vez que ella muera; el escuadrón de Jon captura un zombi y se atrinchera en una isla en medio de un lago helado, rodeado por miles de muertos caminantes; Gendry corre una maratón para llegar al Muro y enviar un cuervo a Daenerys pidiendo auxilio para la expedición; Thoros de Myr muere por las heridas que le causó un oso polar zombi; Dany llega al rescate con sus tres dragones cuando sus aliados están a punto de perder la batalla; el Rey de la Noche derriba con una lanza a Viserion, el dragón muere y se hunde en el lago; Beric, Tormund, Jorah y el Hound vuelan a salvo sobre Drogon con Dany; Jon Snow sobrevive a la pelea contra los zombis, la caída al agua helada, y la hipotermia, y es salvado cuando los zombis se le vuelven a venir encima por Benjen Stark, quien se sacrifica para poner a salvo a su sorprendido sobrino; todos vuelven a Dragonstone con el zombi capturado; Jon y Dany se enamoran (despacito), y el Rey de la Noche se roba el show al sacar a Viserion de las aguas y convertirlo en dragón zombi.

Episodio 7: The Dragon and the Wolf

El cierre de la temporada fue tan apoteósico como se podía esperar. Después de verlo, la reacción generalizada fue de inmediata satisfacción, pues se dieron todos los desenlaces de impacto que se venían anticipando incluso desde anteriores temporadas: el fin de Littlefinger; la separación de Jaime y Cersei; la unión de Daenerys y Jon; la caída del Muro; la confirmación del linaje de Jon Snow. Demasiadas emociones empaquetadas en apenas hora y media (y pensar que George Martin sigue tomándose su tiempo para terminar los libros).

Ahora bien, aunque el episodio es cierto significó una mejora notable con respecto al tren descontrolado que fue el capítulo previo Beyond the Wall, siempre se mantuvo en el ritmo acelerado de narración que caracterizó a toda la sétima temporada. Ya a estas alturas deberíamos estar acostumbrados.

Podrick (Daniel Portman); Tyrion (Peter Dinklage) y Bronn (Jerome Flynn): reunión de excompañeros.
Podrick (Daniel Portman); Tyrion (Peter Dinklage) y Bronn (Jerome Flynn): reunión de excompañeros.

1. We Are the World

La reunión para discutir la tregua fue sin duda uno de los momentos más significativos de la serie, en vista de la inaudita cantidad de personajes principales y secundarios que juntó. Muchos actores que estaban acostumbrados a solo coincidir en alfombras rojas y convenciones de fanáticos por fin estuvieron juntos frente a las cámaras de la serie. No fue la secuencia más valiosa del episodio pero sí la más celebrada. Solo por el ejercicio nerd, hagamos el conteo de todos los presentes: Cersei, Jaime, Tyrion, Daenerys, Jon, Jorah, Davos, Bronn, Euron, Theon, Qyburn, Podrick, Brienne, The Hound, The Mountain, Varys, Missandei, Drogon y Rhaegal.

Entre los encuentros sucedidos en el foso de los dragones, todos memorables, rescatemos estos:

Tyrion, Podrick y Bronn: Bronn y Pod entraron a la historia de la mano de Tyrion, pero tras la caída en desgracia del enano, su escudero marchó con Brienne y finalmente se unió a los Stark, en tanto que Bronn se convirtió en el compañero de aventuras de Jaime. Entre los tres hubo palabras de "cariño" y el afecto se notó para bien.

The Hound y Brienne: La última vez que se vieron, la guerrera dejó a Sandor por muerto tras un combate salvaje. Su reencuentro fue mejor de lo que esperábamos y hasta amistoso, especialmente después de que Brienne le contó al Hound que Arya está bien en Winterfell.

Brienne y Jaime (y Cersei): Primero enemigos mortales y luego aliados forzados, Brienne y Jaime arrastran una historia inconclusa de sentimientos mezclados y mutuo respeto. El cruce de miradas entre ellos (ya de por sí incomodo) se complicó con la intervención de Cersei, quien no termina de entender qué pasa entre su hermano/amante y la guerrera. El diálogo posterior que sostuvieron fue tenso y cortante, de nuevo con la mirada fulminante de la reina encima de ellos.

The Hound y The Mountain: El Cleganebowl, el choque más esperado por los fanáticos de la serie, quedó para la próxima temporada. Los caminos seguidos por los hermanos Clegane desde la última vez que estuvieron juntos han sido agua y aceite: Sandor se alejó de los Lannister para redimirse como un inesperado aliado de los Stark, mientras que Gregor se convirtió en un zombi asesino al servicio discrecional de Cersei. En este capítulo, los hermanos se encararon brevemente, con Sandor advirtiéndole a la Montaña (o lo que queda de él) que más adelante saldarán cuentas.

Theon y Euron: Para Euron debió ser una sorpresa encontrarse con vida a su sobrino, tras verlo saltar de un barco en llamas algunas semanas atrás. El rey de los piratas hizo un domingo siete en la reunión, al interrumpir la exposición de Tyrion para humillar a Theon y amenazarlo con matar a Yara.

Tyrion y Cersei: La primera mirada de Cersei a su hermano lo dijo todo. Aquello fue odio en su máxima expresión.

Cersei y Jon: Las primeras impresiones cuentan y Jon, fiel a su estilo, ofendió sin querer a Cersei en su encuentro. Este muchacho no se ayuda.

Dany y Cersei: El duelo de reinas fue una delicia. Cersei organizó el lugar para ser ella el centro de atención y se llevó la desagradable sorpresa de que Daenerys no solo se dio el taco de llegar tarde, sino que lo hizo montada en un dragón. No sé si volveremos a verlas juntas de nuevo en la serie, pero por ahora ya nos damos por pagados.

Jaime y el zombi: La impresión fue tal que, contra los deseos de su hermana, Jaime va hacia el Norte a pelear contra los muertos vivientes.

Qyburn y la mano del zombi: Amor a primera vista.

Libreta de apuntes de la reunión:

- Jon Snow sigue sin saber nada. Game of Thrones no premia la honestidad y ya vimos que los personajes más nobles por lo general llevan las de perder. Aún así, el Rey en el Norte sigue siendo inquebrantable en sus valores morales y su incapacidad de mentirle a Cersei dio al traste con las negociaciones del armisticio. Fue divertido ver a Tyrion al borde del colapso mental ante aquel muchacho demasiado honesto.

- Tyrion y Jaime ya se llevan mejor. Y eso se agradece.

- Cersei se vio legítimamente aterrada con el zombi. Y eso se agradece.

- Tyrion, como siempre, tiene la razón: aquella era una reunión de gente que se odiaba.

- Dany reveló a Jon que quien le dijo que no podría tener hijos es la misma bruja que la dejó viuda. Es curioso que antes nadie le cuestionase la veracidad de una "fuente" tan poco transparente.

2. AMOR DE HERMANOS

Cersei, Tyrion, Jaime. El episodio empezó con los gemelos/amantes hombro con hombro, mientras su renegado hermano menor se presentaba como el adversario. Sin embargo, las cosas pronto se descontrolaron, lo cual es la tónica en la familia Lannister.

La torpeza de Jon Snow obligó a Tyrion a reunirse en privado con Cersei. Jaime, que se quedó por fuera, le deseó lo mejor (digamos). La cita fue incómoda y se revolcaron los trapos sucios de siempre (eso de que Tyrion mató a su papá, por ejemplo), y convenientemente no se nos mostró lo que se dijo entre ellos al final (e igual de conveniente fue que Tyrion viera a Cersei en pleno achaque para darse cuenta que está embarazada).

Al final, los buenos oficios de Tyrion hicieron a Cersei reconsiderar y aceptar la tregua propuesta por Dany y Jon. A nadie debió tomar por sorpresa que la reina estuviese mintiendo y que luego revelara a Jaime que su plan es dejar que los otros se desgasten en la guerra contra los muertos, mientras ella espera el desenlace. Jaime queda tan estupefacto ante la bajeza de su hermana que no reparó en un par de acertadas observaciones de ella: si el ejército del Rey de la Noche es tan temible como dicen, de poco servirán en esa pelea los soldados Lannister, y la certeza de que los dragones de Dany son vulnerables, en vista de la inexplicable y notoria ausencia de Viserion.

Para Jaime este es el punto de ruptura con su hermana/amante. El caballero pasó de ser un personaje de tremenda villanía en la primera temporada a un paladín del honor, y tras haber empeñado su palabra de que combatiría a los zombis en el Norte le da la espalda a Cersei (y los productores jugaron con nosotros unos segundos haciéndonos creer que la abandonada soberana ordenaría la ejecución de su mellizo). Jaime, guerrero solitario, termina la temporada por su cuenta, cabalgando en busca de su destino (¿así o más cliché?).

Littlefinger (Aidan Gillen) fue de los mejores en el juego de tronos. Con él se pierde mucha de la intriga política.
Littlefinger (Aidan Gillen) fue de los mejores en el juego de tronos. Con él se pierde mucha de la intriga política.

3. ¡SALUD, LITTLEFINGER!

En Winterfell finalmente las cosas volvieron a su lugar (es decir, a lo que los fans esperaban): Sansa, Arya y Bran se pusieron de acuerdo y se libraron para bien de Littlefinger. La explicación es sencilla, pues Sansa lo puso en evidencia frente a toda la corte como un manipulador, mentiroso y traidor, respaldada por el omnipotente Bran, cuyo testimonio sobre la responsabilidad de Lord Baelish en la caída de Ned Stark fue tomado como cierto por todos los presentes (vaya que le tienen fe al muchacho vidente). Arya, feliz con su rol de verdugo, lo degolló sin asco, irónicamente con la misma daga de acero valirio que solía pertenecerle a él.

Ahora bien, Littlefinger se torna sin duda en el muerto más importante de la temporada, y su partida es un signo de los tiempos: a GOT le quedan solo seis capítulos por delante y con miles de zombis avanzando sobre Westeros, lo que viene será una sobredosis de acción y peleas, dejando poco espacio para la intriga política y los dramas de pasillo que tan bien se le daban a Littlefinger (y a Varys, quien en este episodio ya ni siquiera tuvo líneas de diálogo).

Perder a Littlefinger es evidencia clara de que la serie se ha alejado sin remedio de aquello que antes nos cautivó, cuando las lealtades entraban en juego y casi todos los personajes velaban por su propia sobrevivencia. Pocos jugaron tan bien al juego de tronos como Lord Baelish y debemos "agradecerle" la autoría intelectual de la mayoría de detonantes de la historia:

1. Conspirar con Lysa Arryn para asesinar al esposo de esta. Jon Arryn, Mano del Rey Robert Baratheon (este asesinato desata toda la historia de GOT, tanto en los libros como en la serie).

2. Inculpar a Tyrion Lannister del atentado contra el niño Bran Stark. Esto provocó que Catelyn Stark detuviera a Tyrion y que los Stark y los Lannister entraran en guerra.

3. Traición a Ned Stark, propiciando su caída y ejecución.

4. Arreglar la alianza entre los Tyrell y los Lannister.

5. Provocar el matrimonio forzado de Sansa Stark con Tyrion.

6. Conspirar con Olenna Tyrell para envenenar al Rey Joffrey Baratheon en su boda.

7. Casarse con Lysa Arryn para controlar el Eyrie.

8. Asesinar a Lysa Arryn.

9. Arreglar el matrimonio entre Sansa y el sadista Ramsay Bolton.

10. Propiciar el arresto de Cersei Lannister por parte del High Sparrow.

11. Engañar a Robin Arryn para que autorice la participación militar del Eyrie en el "rescate" de Sansa en Winterfell.

12. Conspirar para enfrentar a Sansa con su hermana Arya Stark.

En cuanto a los jóvenes Stark, todo el drama desesperante que vimos en semanas anteriores se resolvió fuera de cámaras, sin que se nos mostrasen las conversaciones que tuvieron Sansa, Arya y Bran para saldar diferencias y unir elementos inculpatorios contra Littlefinger. Es claro que la producción quería el golpe de efecto de hacernos creer que el juicio era contra Arya para, sorpresivamente, dirigir la furia de Sansa hacia su mentor/pretendiente, pero esto nos privó de ver diálogos entre los hermanos que eran necesarios.

4. EL DRAGÓN Y EL LOBO (Y LOS NERDS)

Para cuando empezó la emisión de The Dragón and the Wolf, ya toooooodo el mundo tenía claro que Jon Snow y Danierys Targaryen son familiares y que terminarían enamorándose. El cómo mezclar esas dos "revelaciones" de un modo interesante (o al menos elegante) era el reto y sí se logró, pues el esperado encuentro íntimo entre la Reina de los Dragones y el Rey en el Norte sucede en simultáneo a que Bran y Samwell Tarly comparan apuntes sobre el linaje de Jon.

Así, mientras que en el camarote Jon y Dany tienen la escena de sexo más esperada de la serie (bastante timorata, vale anotar, para los estándares de un programa que nunca se ha medido mucho para enseñar carne); Bran decide contarle al recién llegado Sam lo que no le ha revelado a sus hermanas: que Jon es el hijo de su tía Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen (el hermano mayor de Dany), y que nació en Dorne, por lo que su apellido de bastardo debería ser Sand. Sam, sin poderes de clarividencia pero con un conocimiento igual de enciclopédico, señala que hay un error en los datos de Bran (¡tómela!) y que el matrimonio entre Rhaegar y Lyanna, si bien secreto, fue legítimo. Bran, ya con el "número de página" correcto, se transporta a dicho pasaje y concluye, en dos platos, que la rebelión de Robert Baratheon que provocó la caída de los Targaryen no tenía razón de ser (auch) y que Aegon "Jon Snow" Targaryen es el legítimo heredero al Trono de Hierro (doble auch), por encima de su tía/novia/reina.

Aquí supimos que aunque es cierto que Bran tiene acceso inmediato en su cabeza a toda la historia de Westeros, eso no quiere decir que ya lo sepa todo. El joven Cuervo de Tres Ojos necesita tener una idea de dónde tiene que ver para llegarle a los archivos. Eso y que Sam le pone atención a Gilly, pues fue ella en realidad quien se tropezó con la lectura del diario del septon que casó a los papás de Jon.

5. EN SU TINTA

Historias menores, pero igual pasaron: Euron Greyjoy sigue siendo el aliado favorito de Cersei y en vez de huir a las Islas de Hierro como dijo que lo haría en la reunión estelar, partió con su flota a Essos para traer de vuelta al ejército mercenario La Compañía Dorada.

Theon Greyjoy sigue redimiéndose: hizo las paces con Jon Snow y tomó valor para partir en rescate de su hermana Yara, lo que lo llevará sin duda a una confrontación final con su tío.

Tyrion se echó el rollo de Dany y Jon compartiendo intimidad. Solo él tiene claro las implicaciones que ese romance arrastrará.

El ejército de los muertos inició su marcha sobre Westeros, tras la caída de El Muro.
El ejército de los muertos inició su marcha sobre Westeros, tras la caída de El Muro.

6. EL MURO DE LOS LAMENTOS

En cuanto a su importancia dentro de la trama, sin duda es la secuencia más significativa de la temporada. Aún asi, la predecible caída de El Muro no fue nada emocionante. Como los productores quemaron desde el capítulo anterior que el Rey de la Noche había reanimado al fallecido Viserion, estaba cantado que el dragón zombi sería instrumental en el derrumbe de (una parte de) la barrera de hielo.

Viserion escupió fuego azul; el Rey de la Noche sorprendió con otra faceta olímpica (súmele equitación al lanzamiento de jabalina); el ejército de los muertos logró cruzar la frontera, y la suerte de Dormund y Beric queda en suspenso.

LO QUE VIENE

Una desesperante pausa que puede extenderse más de un año. Si bien HBO no ha oficializado cuándo emitirá la octava y última temporada de la serie, muchos especialistas estiman que no será antes de abril del 2019. Quién quita y ya de aquí a eso George Martin termine The Winds of Winter (sí, seguir creyendo que ese libro alguna vez verá la luz es un acto de fe).

Cuando la serie regrese, Jon y Dany llegarán tomados de la mano a Winterfell, donde todos le pedirán explicaciones a él por haber doblado la rodilla en nombre del Norte ante la reina foránea. Sumemos que Sam se dará cuenta que Dany quemó vivos a su padre y hermano (ouch) y que Dany y Jon terminarán sabiendo que están en una relación incestuosa y que él, que nunca ha querido el poder, tiene más derecho al trono que ella, que tiene toda una vida de preparse para esto (doble ouch).