En un año atípico, la Asociación Cívica Palmareña celebra el éxito de una planificación que se preparó para lo peor, pero que recibió menos gente.

Por: Natalia Díaz Zeledón 14 enero

En un Palmares irreconocible, el primer día de fiestas populares fue una celebración ordenada en todos los aspectos.

“Para nosotros ha sido el mejor tope a nivel de seguridad, a nivel de personas que llegaron al campo ferial y al evento como tal. Ayer fue un éxito rotundo”, explicó este viernes el vocero de la Asociación Cívica Palmareña, Marcos Ramírez.

La Asociación Cívica Palmareña (ACP) asegura que, durante la noche, asistieron 60.000 personas al campo ferial. No obstante, indicadores de tránsito, de basura y seguridad indican una menor asistencia y, con ella, un mejor control.

“Como tenemos tanta seguridad y orden no se ven las aglomeraciones de hace cinco años, que eran un desorden. Ahí sí era un Sodoma y Gomorra, como dicen los detractores nuestros”, afirmó Ramírez.

Tránsito en orden

El jefe de operaciones policiales de la Policía de Tránsito, Hedmer Fallas, estima que, durante el jueves, la circulación de carros fue “prácticamente la misma que todos los días”.

El cierre de los carriles hacia San José sobre el puente del Virilla en la Autopista General Cañas no afectó la movilidad vehicular.

Durante el día, según detalló Fallas los únicos punto de congestionamiento fueron en Grecia, a la altura del peaje de Naranjo y en una gasolinera cercana, porque estaban entregando regalías a los choferes.

“Desde el año pasado notamos que la afluencia de asistentes se redujo. Antes teníamos que hacer carriles reversibles en puntos de embudos. Este año no hicimos ninguna reversibilidad, todo se movió normalmente”, describió Fallas sobre el operativo.

No obstante, la ACP dice que la fluidez vehicular tiene que ver con cómo se transportaron los turistas de las fiestas.

“El mayor ingreso que hizo la gente fue con microbuses y autobuses. Por eso se vieron menos automóviles. Calculamos que después del tope habían 60.000 personas”, dijo Ramírez.

No obstante, la ACP no realizó un conteo estricto de asistencia durante la noche para confirmar esas estimaciones. Sí se puede apreciar que asistieron menos jinetes: este año se inscribieron 1.800, 900 menos que en el 2016.

Ya sea por la ausencia de público o por cambios en el comportamiento de quienes fueron, las fiestas de Palmares arrancaron sin presas, disturbios por borrachos ni basura.

La ACP organizó a 80 personas para que den mantenimiento de limpieza. Asimismo, asignaron un camión que transita las vías todos los días en las madrugadas para que no se acumule la basura antes de las 6 a. m.

Se activó un puesto de reciclaje –en el que cooperan con la empresa Florida Bebidas– y, además, cuentan con recolectores del programa Misión Planeta de Coca-Cola Femsa, quienes recogieron las latas de cerveza descartadas en la vía pública durante el desfile de caballos del tope.

Cifras de la policía

La Fuerza Pública aprehendió a 70 personas en el transcurso del jueves, 25 más que en el mismo día durante el 2016. 13 de los atrapados en el 2017 respondieron a delitos de alteración al orden público, contra la propiedad y contra la autoridad pública. En el 2016, 20 personas fueron detenidas por alterar el orden público.