Este fin de semana, Miranda retomará su papel como un artista solitario en la introspección de sus fracasos

Por: Natalia Díaz Zeledón 31 agosto
Juntos. Carlos Miranda y la directora Natalia Mariño trabajaron juntos el texto de 'Monsieur'.
Juntos. Carlos Miranda y la directora Natalia Mariño trabajaron juntos el texto de 'Monsieur'.

En tres semanas, el actor Carlos Miranda estará en La Habana de Cuba. Junto a la directora Natalia Mariño, los artistas formarán parte del encuentro organizado por Casa de las Américas para reunir a jóvenes creadores, Casa Tomada.

Previo a partir, Miranda quiere "calentar" su personaje: Joaquín, un artista melancólico que exhibe la soledad de su rutina cotidiana, a vista y paciencia del público. El monólogo que interpreta, Monsieur, fue estrenado en junio en La Casona Iluminada –ubicada en barrio Amón, 120 metros oeste de la Alianza Francesa–.

Este fin de semana, la misma sala ofrecerá una temporada corta. Las funciones serán viernes y sábado, a las 8 p. m. El domingo, la presentación será a las 6 p. m. Las entradas para todos los días cuestan ¢ 5.000.

Acostumbrado a hacer un poco de todo en el teatro, este fin de semana también tendrá en escena el primer espectáculo en el que participó como director. El Teatro Espressivo ofrecerá dos domingos –3 y 10 de setiembre– de una "expansión" del texto de Federico García Lorca, La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón.

La producción del espectáculo infantil fue lograda con la compañía independiente Teatro del Público, junto a quienes recibió una mención especial en los Premios Nacionales de Cultura 2015.

¿Cómo balancea los roles que ocupa en el teatro?

Para empezar puedo decir que no lo balanceo (risas). Muchas veces no sé cómo balancearlo y muero de la ansiedad, de la mala organización de mi tiempo. Pero, en alguna medida, no estoy inventado el agua tibia. En el mundo del teatro, en todo el mundo y particularmente en Costa Rica, uno tiene que ser multifacético. Estoy actuando en una obra, en otra actúo y creo el texto, en otra estoy dirigiendo. Esto no es nada nuevo.

"Antes actué con el Teatro del Público en La ciudad sitiada e hice el diseño de luces. Ana Ulate, quien ganó el Premio Nacional de Teatro como mejor actriz, diseñó el vestuario. Como grupo de teatro independiente, no siempre tenemos la opción de contratar a un especialista. Así que como teatreros estamos muy acostumbrados a apuntarnos a lo que sea".

¿Hacia qué siente más afinidad en lo que hace?

A la fecha diría que como actor me siento más cómodo. He escrito algunas cosas, La niña que riega la albahaca y el príncipe Preguntón es la primera obra que dirijo. Como actor he tenido mucho más trabajo.

"Antes dije que muchas veces me muero de la ansiedad. El estar del lado de la silla del director, no estar actuando, me da tiempo de pensar mucho. Pensar, a veces es malo (risas). Al estar actuando no me da más tiempo de pensar que estar en el escenario haciendo la acción teatral. Eso me encanta. Hay un momento de silencio, en mi monólogo interior, que es delicioso".

Carlos Miranda es un actor de 32 años. Ha trabajado también como director. Forma parte del grupo Teatro del Público.
Carlos Miranda es un actor de 32 años. Ha trabajado también como director. Forma parte del grupo Teatro del Público.

¿Fue importante la relación con la directora Natalia Mariño para lograr Monsieur?

Definitivamente. No es una obra de autor, es un texto que fuimos formando juntos. Ella llegó con un concepto de lo que quería, pero sin texto. Mediante improvisaciones fuimos formulando la estructura y el texto de la obra de ahora. Para un proceso de creación colaborativa es necesaria una buena relación, sin duda.

"Yo a Natalia la conozco desde hace muchos años. Nos conocimos como estudiantes e hicimos bastantes trabajos. Yo le dije hace tres años que quería que me dirigiera. Insistí hasta que me hizo caso (con Monsieur)".

¿Quién es el personaje de Joaquín?

Somos gente de teatro y, en ese sentido, es fácil verse reflejado en la situación de Joaquín (quien es cantante). Muchos miedos personales de lo difícil que es ser artista, económicamente hablando, y de lo difícil que puede resultar una carrera artística fracasada. Joaquín es una representación clara de los miedos que tenemos como creadores.

"Lo digo con la claridad de que no es una obra sobre gente de teatro ni exclusivamente para gente de teatro, como las hay. Son miedos que abordan a todo mundo. Ese miedo al fracaso profesional, amoroso y económico, lo tenemos todos".

Los trabajos de Natalia Mariño están traspasados por el género. ¿Es común tener la oportunidad de interpretar a un hombre vulnerable?

Yo no sé si es común o no. Tal vez hay menos famosos personajes vulnerables. En esta obra, pensando que es un texto que generamos nosotros, esos son los momentos que hay que aprovechar. Cuando estamos generando un texto nuevo o aproximándonos a uno que existe, los creadores estamos obligados a asumir una posición sobre temas sociales vigentes. En este momento, el tema de género es importante.

"Lo interesante de ese monólogo, en particular, es que es un hombre vulnerable que se puede aproximar a una nueva masculinidad que no es la típica del hombre fuerte y protector. Pero está puesto en un lugar que sí está ocupado por esa masculinidad tradicional. Joaquín es un pez fuera del agua y eso es interesante".

El monólogo Monsieur tendrá funciones del 1.° al 3 de setiembre en La Casona Iluminada (120 metros oeste de la Alianza Francesa, barrio Amón). Las presentaciones serán de viernes a sábado, a las 8 p. m.; y el domingo será a las 6 p. m. Las entradas cuestan ¢5.000. Puede conseguir más información al 8304-2703 o al correo lacasonailuminadacr@gmail.com

En el Teatro Espressivo, Teatro del Público dará dos funciones del espectáculo infantil La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón. Las presentaciones serán los domingos 3 y 10 de setiembre; a las 11 a. m. y a las 2 p. m. Las entradas cuestan ¢5.000. Puede conseguir más información en el evento en Facebook.