21 octubre, 2012

‘‘Me rinde mucho el tiempo y vitaliza. Como dice el dicho popular: ‘Al que madruga, Dios le ayuda’”.

“Las mañanas frías y lluviosas, porque cuesta salir de las cálidas cobijas".