Semanas atrás, Óscar Ramírez defendía el porqué de traerlo desde Tailandia, una liga con un rendimiento cuestionable

Por: Daniel Jiménez 27 mayo, 2016
Ariel Rodríguez (20) llegó encendido a su primer partido con la Selección Nacional, pues le anotó a Venezuela con apenas cuatro minutos en el terreno de juego. | RAFAEL PACHECO
Ariel Rodríguez (20) llegó encendido a su primer partido con la Selección Nacional, pues le anotó a Venezuela con apenas cuatro minutos en el terreno de juego. | RAFAEL PACHECO

Apenas tenía cuatro minutos en la cancha del Nacional, un aguacero empapaba su nuevo corte de cabello y la camiseta que recién estrenaba se le pegaba a la piel como calcomanía.

En su primer partido con la casaca de la Sele, reemplazó al más veterano del grupo, Álvaro Saborío, de escasa repercusión durante el primer periodo.

Semanas atrás, Óscar Ramírez defendía el porqué de traerlo desde Tailandia, una liga con un rendimiento cuestionable.

“Es un goleador y me puede resolver en cualquier momento”, aseguró Machillo, confiado de que trasladaría su romance con el gol a la Tricolor Mayor.

Así sucedió. Rodríguez siguió al pie de la letra la instrucción del asistente técnico Alejandro Larrea: correr al espacio, girar rápido y rematar.

“Siempre que entro a la cancha, lo hago con la mentalidad de hacer mi trabajo, aunque sean cinco o 10 minutos. Me esfuerzo al máximo y, gracias a Dios, pude celebrar”, dijo Ariel.

En la primera jugada que le quedó a disposición, sacó la marca del defensor venezolano, se colocó el balón en su pierna derecha y a la red. Golazo.

Fue la anotación 31 del romperredes en apenas 10 meses.

Rodríguez marcó en 20 ocasiones con Saprissa en el pasado semestre y ya suma 10 goles con el Bangkok Glass asiático.

Esta considerable cantidad de anotaciones las alcanzó en 35 partidos disputados en clubes.

El efectivo artillero asegura que el largo viaje que realiza desde Tailandia para vestir la casaca de la Nacional vale la pena.

Con lluvia, con minutos a cuentagotas y entre algunas críticas por su liga de procedencia, el futbolista no lo piensa dos veces para montarse al avión.

“No cambio nada de ese viaje. Puedo venir hasta nadando para ponerme la camiseta de la Sele ”, afirmó con gran convicción.

En el cuerpo técnico del combinado Mayor, mostraron su satisfacción por el buen momento del futbolista, quien tuvo su debut soñado y, de paso, les da un arma más para la Copa América.

Aunque había sido llamado para los últimos juegos eliminatorios ante Jamaica, Rodríguez no había tenido opción de jugar.

“Demuestra que es un goleador nato, que cuando entra, quiere hacer goles y eso es lo que buscamos de él en la Selección”, concluyó el asistente Luis Marín.