Con la velocidad como estandarte se metió de último momento en la lista para el Mundial de Brasil y, pese a una lesión, acabó entrando en la nómina de Óscar Ramírez para la Copa América

Por: José Pablo Alfaro Rojas 31 mayo, 2016

Orlando, Florida

Marco Ureña es el más rápido de la Sele. En las inferiores y en los mundiales menores, su velocidad terminó siendo fundamental para la Tricolor. Con esa arma como estandarte se metió de último momento en la lista para el Mundial de Brasil y, pese a una lesión, acabó entrando en la nómina de Óscar Ramírez para la Copa América.

Fue el único de los futbolistas tocados por una dolencia a quien el timonel Óscar Ramírez aguantó hasta último momento para tenerlo en el certamen continental. Ariel Rodríguez, quien sufrió un desgarro en la última práctica, parecía llegar a tiempo, pero al final Machillo no se la quiso jugar y decidió llamar a Johnny Woodly.

El Macho se jugaba una carta arriesgada. Podía esperar hasta el viernes para valorar la evolución de Ariel, pero si no se recuperaba a tiempo se habría quedado con un jugador menos, pues el plazo de la organización para inscribir una nueva figura ya estaría cerrado.

En el caso de Ureña había un margen de maniobra más amplio, pero aún así fue hasta la tarde de este martes que se confirmó su recuperación total, cuando entró de titular en el fogueo ante el Puerto Rico FC, que finalizó con marcador de 3 por 3 (para la Sele marcaron Celso Borges en dos ocasiones y Álvaro Saborío).

Según el asistente técnico, Luis Marín, había razones de peso para esperar a Ureña: "Tiene características muy especiales, pero sobre todo es muy veloz".

En el lobby del hotel Omni Champions Gate en Orlando, después del amistoso, el artillero caminaba con una notable sonrisa en su rostro, como si hubiera sacado 100 en el examen final.

Levantó el dedo pulgar de su mano derecha en señal de, "estoy pura vida", mientras se dirigía a su habitación.

Marco Ureña finalizó la práctica con buenas sensaciones. En el lobby del hotel conversa con un jugador del Puerto Rico FC.
Marco Ureña finalizó la práctica con buenas sensaciones. En el lobby del hotel conversa con un jugador del Puerto Rico FC.

Sus características son fundamentales para Machillo, en gran medida porque la rapidez le permite romper al espacio, a espalda de los centrales y principalmente en el contragolpe.

También se diferencia de los otros hombres en punta de la Mayor, un punto extra.

"Tenemos dos 9 de área como Álvaro Saborío y Johnny Woodly y jugadores con distintas características. Marco nos da la capacidad de correr con espacio libre, en lo que puede hacer mucho daño al contragolpear", agregó Marín.

El seleccionador explicó el pasado jueves que este juego de fogueo tenía como objetivo darle ritmo de competencia a muchos futbolistas y bajar las cargas físicas, luego de realizar un trabajo extenuante para llegar en las mejores condiciones al enfrentamiento del sábado ante Paraguay.

Según Ramón Martín del Campo, exdefensor de Saprissa que milita en el Puerto Rico FC, el artillero mostró un buen desempeño, con más altos que bajos en su rendimiento.

"Lo sentí muy bien, no lo voy a criticar tanto porque jugó 50 minutos (cada período del partido duró ese tiempo). Le vi mucho potencial para hacer un buen torneo, tiene mucho que darle al equipo", aseguró Del Campo.

El defensor manifestó que no se le notó inseguro ni fuera de ritmo durante el cotejo. Ingresó como titular en una primera parte en la que Macho mandó a la cancha un equipo similar al que jugó ante Venezuela.

Luego, en el segundo tiempo del compromiso que se disputó a puerta cerrada, ingresó Saborío.