Por: Ferlin Fuentes 19 abril, 2015
Diego Calvo corre por el balón en el primer tiempo entre Alajuelense y Carmelita.
Diego Calvo corre por el balón en el primer tiempo entre Alajuelense y Carmelita.

Alajuelense

Un sector de la afición rojinegra estalló contra su equipo tras la derrota 0-1, sufrida este domingo frente a Carmelita en el Alejandro Morera Soto.

Una vez que sonó el silbato de Wálter Quesada, los seguidores liguistas reclamaron con vehemencia lo que para ellos fue poca entrega de los jugadores dirigidos por Óscar Ramírez.

Al dejar el campo, Diego Calvo tuvo una fuerte discusión con varios aficionados que le recriminaron el bajo rendimiento mostrado ante los carmelos, instantes después apareció Armando Alonso para apaciguar los ánimos.

Posterior al incidente, un fanático alajuelense se metió a la cancha pero de forma pacífica le reclamó a Pablo Gabas la derrota; el aficionado fue sacado del césped por la Seguridad Privada.

También hubo personas que gritaron con evidente enojo que "se acaben las argollas y los vinitos", en alusión a la polémica que desató el exjugador Juan Gabriel Guzmán cuando en un audio insinuó que el técnico Ramírez tenía preferencias en el plantel.

Sobre lo acontecido, el delantero Johnatan McDonald afirmó que el peor camino que puede tomar la institución es reclamarse entre todos los sectores.

"Uno entiende la molestia de la afición, es claro que todos venimos al estadio con la intención de ganar pero ahorita lo que debemos hacer en apoyarnos hasta el final del torneo", indicó McDonald.