El exastro brasileño afirmó que es difícil explicar los atrasos en los estadios

 6 febrero, 2014

Brasil

El exjugador brasileño Pelé recibió emocionado el “Balón de Oro Premio de Honor” de la FIFA. El galardón también lo hizo llorar de alegría. | AFP
El exjugador brasileño Pelé recibió emocionado el “Balón de Oro Premio de Honor” de la FIFA. El galardón también lo hizo llorar de alegría. | AFP

El exastro brasileño del fútbol, Pelé, dijo este jueves sentirse "triste" por los atrasos de su país en las obras para el Mundial, afirmando que es "difícil" explicar sus causas.

"Es triste porque era una oportunidad para Brasil no sólo en términos de fútbol. La Copa Confederaciones, la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos eran una oportunidad para atraer turistas y facturar bastante pero, infelizmente, estamos cojeando un poco", declaró al diario O Estado de Sao Paulo.

"Me quedo triste porque antes de ganar el derecho de acoger la Copa del Mundo pasamos cuatro años haciendo visitas" por África, Asia y Europa, comentó el "rey", "pidiendo votos para que Brasil ganara ese derecho".

"Es difícil decir por qué está ocurriendo esto, porque teníamos tiempo", enfatizó.

Tres veces campeón del mundo con Brasil en 1958, 1962 y 1970, Pelé se refirió una vez más a las masivas manifestaciones sociales de junio pasado -en plena Copa Confederaciones- que amenazan con repetirse durante el Mundial, que se realizará entre el 12 de junio y el 13 de julio en doce ciudades brasileñas.

"El fútbol siempre promovió a Brasil. En este momento el fútbol, el jugador, no tienen nada que ver con la administración política, con la corrupción", estimó.

Más de un millón de personas salió a la calle en junio pasado para protestar contra la corrupción de la clase política, en demanda de mejores servicios públicos y criticando fuertemente el enorme gasto público en las obras para el Mundial y los Juegos Olímpicos de Rio en 2016.