Por: Eillyn Jiménez B. 17 agosto, 2016
La planta hidroeléctrica Reventazón estrenará operaciones en el verano del 2016, con una potencia de 305,5 MW. El costo de la obra del ICE asciende los $1.440 millones.
La planta hidroeléctrica Reventazón estrenará operaciones en el verano del 2016, con una potencia de 305,5 MW. El costo de la obra del ICE asciende los $1.440 millones.

La planta hidroeléctrica Reventazón, ubicada en Siquirres, Limón, operará a plena capacidad a partir de la segunda quincena de setiembre, informó este miércoles el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

La institución detalló que, actualmente, están terminando los trabajos de accesos, demarcación y rotulación, así como la conexión de su última unidad al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Esta planta hidroeléctrica, tendrá una potencia de 305,5 megavatios, capacidad con la que se podría abastecer a unos 525.000 hogares, según datos de la entidad.

La energía de la planta se generará en cuatro unidades, ubicadas en una casa de máquinas, y en una central ecológica, informó el ICE.

La primera turbina entró en operación el 28 de marzo, la segunda el 26 de abril y la tercera el 28 de mayo, mientras que en junio comenzó a funcionar la unidad de la casa ecológica, la cual está a un pie de la presa.

"Estamos a un mes de que el país cuente con la planta más moderna y de mayor producción del istmo centroamericano", comentó Carlos Obregón, presidente ejecutivo de lCE.

Las obras de la planta Reventazón se iniciaron en el 2010 y su inversión es de $1.400 millones.

Su embalse permitirá formar un cuerpo de agua de siete kilómetros cuadrados, con un volumen total de 300 millones de metros cúbicos.

La altura mínima de operación normal del embalse corresponde a 245 metros sobre el nivel del mar, mientras que la máxima a 265.

Esta es la segunda obra de infraestructura más grande de la región, luego del Canal de Panamá.