Organización mostró preocupación sobre el proyecto que legalizaría la fecundación in vitro en el país

Por: Natasha Cambronero 15 junio, 2015

Los cuatro diputados del bloque evangélico rindieron cuentas sobre su gestión en la Asamblea Legislativa a los pastores de la Federación Alianza Evangélica Costarricense.

Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana; Gonzalo Ramírez y Abelino Esquivel, de Renovación Costarricense, y Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, fueron convocados la mañana de este lunes, por esa organización para exponer sus primeros 410 días en la Asamblea Legislativa.

Los temas en favor de la familia, la vida y el matrimonio coparon la agenda del encuentro durante el cual cada uno tuvo 15 minutos para exponer “sus apostes” al país desde el Congreso.

Gonzalo Ramírez de Renovación Costarricense fue uno de los diputados del bloque evangélico que rindió cuentas este lunes ante los pastores de la Alianza Evangélica Costarricense.
Gonzalo Ramírez de Renovación Costarricense fue uno de los diputados del bloque evangélico que rindió cuentas este lunes ante los pastores de la Alianza Evangélica Costarricense.

Principalmente, los pastores mostraron su preocupación por el proyecto de ley que legalizaría la fecundación in vitro en el país. Aunque también expresaron inquietudes por el cierre de templos evangélicas por parte del Ministerio de Salud y por el estado actual de la iniciativa sobre libertad religiosa y de culto que regularía el funcionamiento de las iglesias no católicas en suelo nacional.

“Solos nos invitaron a nosotros (el bloque cristiano-evangélico) porque obviamente sienten una cercanía con estos tres partidos en los temas pro vida”, dijo Redondo.

Gonzálo Ramírez agregó que la intención es que periódicamente los cuatro diputados informen a los pastores sobre su quehacer legislativo, eventualmente una vez al mes.

“Participamos porque es parte del sector que representamos, la Alianza Evangélica es un sector social más, es lo mismo que el Frente Amplio se reúna con los sindicatos”, dijo el legislador de Renovación Costarricense.

Alianza electoral. Ramírez también aseguró que durante el encuentro en el Centro Evangelístico, en Zapote, se planteó la posibilidad de que el bloque cristiano-evangélico una fuerzas para luchar desde un único partido en las elecciones municipales del próximo año y en las presidenciales del 2018.

“Estuvimos presentando un plan de unidad entre los partidos cristianos para que juntos vayamos en una sola línea, ya vimos que en la Asamblea trabamos bien y la idea es llevar ese trabajo más allá, hacia afuera del Congreso”, declaró.

Fabricio Alvarado considera que es “bastante viable” que se fusionen para los comicios que se avecinan, aunque todavía no hay nada concreto.

Se analiza conformar una alianza, lo cual significaría que dos de los partidos desisten de presentar candidatos para apoyar a los del tercero, o bien, ir juntos pero en una coalisión. Bajo esa figura los aspirantes se inscriben con un nombre y una bandera conjunta.

“Nosotros somos una minoría, ocupamos unificar esfuerzos porque existe una cantidad limitada de creyentes evangélicos-cristianos”, aseveró Alvarado.

Sobre una eventual alianza, Redondo por su parte, aseguró que su partido no analizado ese escenario, aunque no le cerró las puertas a esa posibilidad: “No sé. Nosotros no somos un partido confesional, aunque compartimos principios de la ideología cristiana, como la Unidad Social Cristiana (PUSC). Todavía es muy temprano, no lo hemos considerado”.