Dos de ellas serán colocadas en los costados del parque de Ciudad Cortés

Por: Andrea Solano B. 16 abril, 2015
Desde las 7 a.m. funcionarios del Museo Nacional se dieron a la tarea de alistar tres esferas precolombinas para su viaje desde San José hasta la zona sur. | JOHN DURÁN.
Desde las 7 a.m. funcionarios del Museo Nacional se dieron a la tarea de alistar tres esferas precolombinas para su viaje desde San José hasta la zona sur. | JOHN DURÁN.

Las esferas de piedra precolombinas vieron la luz por primera vez hace aproximadamente 1.500 años y su cuna fue lo que hoy es el cantón número 5 de Puntarenas: Osa.

Por diversas razones –la principal de ellas, el saqueo–, muchas de estas esferas fueron removidas de su sitio original y hoy están dispersas por todo el país.

Tres de ellas emprendieron ayer su viaje de regreso a casa, desde las oficinas del Museo Nacional, en Pavas, hasta sus respectivos destinos en Ciudad Cortés y Palmar Sur .

El retorno de estas esferas de grandes dimensiones es posible gracias a un convenio entre el Museo Nacional y la Municipalidad de Osa, que se firmó en 1998.

“Desde esa fecha se ha logrado llevar 19 esferas desde San José a varios puntos de la zona sur”, detalló la arqueóloga Marlin Calvo, quien dirige el Departamento de Protección del Patrimonio Cultural del Museo Nacional.

Tres esferas precolombinas regresan a su tierra natal
Tres esferas precolombinas regresan a su tierra natal

En casa. La mañana de ayer, el personal del Museo Nacional madrugó para llevar a cabo la cuidadosa tarea de mover las esferas con un montacargas para colocarlas sobre la plataforma del tráiler que las trasladaría.

Una vez arriba, estas enormes piedras redondas fueron ordenadas en fila, cada una sobre una estructura formada por llantas y cemento, envueltas en cobijas.

Además, las esferas iban cubiertas por telas y láminas de espuma para amortiguar la presión de las ligas y la cadena con las que estaban ajustadas.

Ya afianzadas sobre la plataforma del camión, las tres piezas patrimoniales partieron rumbo al sur a eso de las 9:45 a. m.

Dos de las esferas serán colocadas en los costados este y oeste del parque de Ciudad Cortés.

“En el 2008, la Municipalidad de Osa realizó una remodelación de este parque y se contempló la construcción de dos pedestales de concreto para colocar las esferas”, comentó el alcalde de ese cantón, Alberto Cole.

1 k Desde las 7 a.m. funcionarios del Museo Nacional se dieron a la tarea de alistar tres esferas precolombinas para su viaje desde San José hasta la zona sur. 2 ,3 y 4 k Con ayuda de un montacargas, las piezas fueron colocadas y ajustadas cuidadosamente sobre la plataforma de un trailer. 5 k Las esferas partieron rumbo a Ciudad Cortés y Palmar Sur. | JOHN DURÁN.
1 k Desde las 7 a.m. funcionarios del Museo Nacional se dieron a la tarea de alistar tres esferas precolombinas para su viaje desde San José hasta la zona sur. 2 ,3 y 4 k Con ayuda de un montacargas, las piezas fueron colocadas y ajustadas cuidadosamente sobre la plataforma de un trailer. 5 k Las esferas partieron rumbo a Ciudad Cortés y Palmar Sur. | JOHN DURÁN.

Los pedestales se elevan unos 90 centímetros sobre el suelo y están rodeados por un “espejo” de piedras decorativas. Precisamente en estos días, Osa celebrará el X Festival de las Esferas.

Patrimonio. Una de las esferas mide 3,51 metros de circunferencia y, según Calvo, procede de un decomiso realizado años atrás.

La otra – que mide 3,47 metros de circunferencia– fue entregada al Museo Nacional por una familia de Alajuela que la tenía en su poder. “A raíz de la declaratoria que hizo la Unesco de cuatro sitios arqueológicos con esferas como patrimonio mundial, se ha despertado conciencia en la población sobre la importancia de preservar estos tesoros, los cuales deben estar bajo custodia del Museo Nacional”, agregó Calvo.

La tercera piedra –y la más pequeña de todas, con 3,17 metros de circunferencia– será ubicada en los jardines del Hogar de Ancianos de Palmar Sur.

Esta pieza estuvo por años en una empresa que contactó al Museo para su devolución.