Municipio y vecinos quieren convertirla en un centro de cultura

Por: Silvia Artavia 8 noviembre
La que fue la casa de veraneo del expresidente Mario Echandi, en Puntarenas, está en mal estado. Su estructura, principalmente, las bases, están a punto de ceder.
La que fue la casa de veraneo del expresidente Mario Echandi, en Puntarenas, está en mal estado. Su estructura, principalmente, las bases, están a punto de ceder.

Su ubicación, que en sus mejores tiempos la hizo lucir imponente, sobre pilotes por encima del agua del estero, pareciera hoy una ironía. La histórica casa de veraneo del expresidente Mario Echandi, en Puntarenas, está a punto de “hundirse” en el abandono.

Si bien no se trata de un inmueble con declaratoria patrimonial, esta estructura es un ícono del paisaje urbano para los lugareños y una joya arquitectónica que en el 2005 recibió un reconocimiento del Centro de Patrimonio por su buen estado de conservación.

La edificación, aparentemente construida en la década 1930 –según el libro Ciudad de Puntarenas, publicado por el Ministerio de Cultura– se encuentra hoy en estado de deterioro.

El inmueble presenta severos daños en las bases, producto del agua de mar y de los sedimentos, así como en toda su estructura; por ejemplo, la pintura luce estropeada y los vidrios, quebrados.

A lo anterior se suma que el terreno donde se ubica está enlodado y lleno de basura.

La casa, que supuestamente es propiedad de varios sobrinos del exmandatario Echandi, se encuentra cercada por portones y candados, comentó Ligia Delgadillo, vecina de Puntarenas.

La vivienda, de tres pisos, fue construida en la década de 1930, según el libro 'Ciudad de Puntarenas'.
La vivienda, de tres pisos, fue construida en la década de 1930, según el libro 'Ciudad de Puntarenas'.

"Como me pensioné el año pasado, he vuelto a Puntarenas para encontrarme con esta casa, que era preciosa, en tal estado. Está a punto de caerse. Hay que hacer conciencia, no solo entre los puntarenenses sino entre las autoridades de Cultura, para que no dejen que se pierda", expresó.

El edificio, levantado por Alberto Echandi, padre del expresidente Mario Echandi, se ubica diagonal al parque Victoria, en el centro de la ciudad, en una zona laureada por construcciones antiguas que presumen de su estética.

Dos de esas joyas arquitectónicas que, acicaladas, ven por encima del hombro a la hoy desventurada casa Echandi, son las viviendas de las familias Fait y Casalbolone.

La mansión de tres pisos, tipo veneciana, muestra sus corredores y balaustradas en franco deterioro.
La mansión de tres pisos, tipo veneciana, muestra sus corredores y balaustradas en franco deterioro.
Trámite municipal

Justo el 5 de abril de este 2017, Randall Chavarría, alcalde de Puntarenas, presentó al concejo municipal una moción para solicitar al Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura la declaratoria de la mencionada edificación como patrimonio histórico y arquitectónico. La solicitud fue aprobada en forma unánime.

¿Qué implicaría tal declaratoria? Una esperanza de que el Estado disponga recursos para resucitar la vivienda.

Además, desde setiembre, el departamento de Desarrollo Urbano del ayuntamiento, específicamente una arquitecta y un topógrafo, trabajan en la elaboración de un informe con los datos generales del inmueble, tales como área y valor. Esto porque, hasta el momento, en el municipio no existen documentos, ni ningún dato o rastro sobre esta propiedad.

Así lo confirmó Eduardo Arguedas, asistente de la alcaldía, quien dijo que se presume que, por estar situada en el propio estero, la estructura podría encontrarse en zona marítimo terrestre.

"Si se comprueba que la casa está en dominio publico, pasaría a ser de la municipalidad… En la municipalidad no hay un documento registral ni nada que confirme a quién o a quiénes pertenece la casa", aseveró Arguedas.

Al respecto, William Monge, director del Centro de Patrimonio, dijo que en el 2011, esta instancia inició un estudio de declaratoria de la casa "ubicada dentro del estero de Puntarenas, en zona marítimo terrestre".

"El estudio se detuvo porque no existe número de finca ni plano catastrado de la propiedad, razón por la cual no se puede establecer un proceso de declaratoria apegado al principio de legalidad", aseveró el funcionario.

El terreno donde de ubica la edificación está enlodado.
El terreno donde de ubica la edificación está enlodado.
Litigio familiar

En contraposición, José Manuel Echandi, familiar de Mario Echandi, confirmó que los propietarios de la estructura son varios sobrinos del expresidente.

No obstante, indicó que está abierto un proceso sucesorio que ha impedido resolver a quién se le heredará la casa.

"Es un proceso sucesorio que tiene muchos años, que no se ha resuelto, violentándose el principio de justicia pronta y cumplida, lo que ha provocado que se deteriore más el inmueble en espera de una resolución", aseveró el político.

Se trata de una estructura que se ubica sobre pilotes, en el estero, en supuesta zona marítimo terrestre.
Se trata de una estructura que se ubica sobre pilotes, en el estero, en supuesta zona marítimo terrestre.

Según contó Echandi, el terremoto de Nicoya, en el 2012, golpeó fuertemente a la estructura y, desde entonces, su estado ha empeorado.

Una casa de cultura

¿Qué haría el municipio con el edificio en caso de que se declarase propiedad del Estado? Una casa de la cultura para Puntarenas, aseguró el asistente del alcalde.

“Un grupo de vecinos queremos que ahí funcione el museo histórico de Puntarenas, porque aquí antes había museo, pero lo cerraron. El propósito de la municipalidad es que se llame Mario Echandi Jiménez, en honor a todo lo que hizo don Mario por la provincia”, expresó Arguedas.

La casa que hoy agoniza fue oasis de esparcimiento para Mario Echandi, presidente de Costa Rica de 1958 a 1962.

Tanto sus aposentos, como sus alrededores, atestiguaron los momentos más íntimos del exmandatario, quien acostumbraba departir con los lugareños en el desaparecido restaurante El Fela, el cual se asentaba justo detrás de la histórica vivienda.

El inmueble en el 2005, cuando gozó de sus mejores tiempos.
El inmueble en el 2005, cuando gozó de sus mejores tiempos.