Internos expresó su interés de aprovecha el tiempo y alcanzar metas

 9 febrero, 2016
Un grupo de privados de lbiertad participaron en el acto de inauguración del curso lectivo en el centro penal Gerardo Rodríguez, en San Rafael de Alajuela
Un grupo de privados de lbiertad participaron en el acto de inauguración del curso lectivo en el centro penal Gerardo Rodríguez, en San Rafael de Alajuela

"Invito a quienes inician este curso lectivo a poner todo de su parte que, al final, si hay disposición y esfuerzo, es posible llegar a ser mejores personas. Agradezco a quienes nos acompañan este día. Pedimos fuerza y dedicación para lograr nuestras metas".

Con esas palabras, Douglas Serrano, un privado de libertad del Centro Penitenciario La Reforma motivó a sus compañeros en el inicio de un nuevo curso lectivo. Igual que casi un millón de estudiantes fuera de esos muros, también en la prisión comenzaron clases.

Según el Ministerio de Justicia, el 40% de los 13.464 reclusos de todo el país realiza estudios.

El acto oficial se realizó en la cárcel Gerardo Rodríguez, ubicada dentro del mismo complejo carcelario, en San Rafael de Alajuela.

Serrano ingresó a la prisión con un título de sexto grado. El año pasado ya logró aprobar noveno año, además de cursos de páginas web e Inglés.

En eso ha utilizado los tres años que ha descontado de su pena de 10 años de cárcel. Según dice, cuando vuelva a estar en libertad, en el 2021, espera estudiar servicios médicos.

También Roberto Centeno Espinoza, otro reo, procura sacarle provecho a su estancia en prisión. Fue encarcelado con solo un título de escuela y este año iniciará la carrera de Administración de Servicios de Salud.

Centeno tiene una condena de 14 años, de los cuales ya cumplió ocho.

"Tengo cinco hijos y a ellos les digo que tomen el ejemplo de mi sacrificio en este lugar, los quiero ver estudiando, yo aquí me he esforzado, y así deseo que ellos lo hagan. Es lo mejor que me puede pasar, saber que yo aquí doy el 100% de mí y que ellos afuera lo ganan también.

"Esas cosas lo hacen a uno esforzarse más, la motivación que hay para darles a nuestros hijos, pese a los errores que uno cometió nos lleva ser mejores , aquí se aprende mucho y se puede salir convertido en otra persona", expresó.

Otro que busca esa transformación es Jorge Romero García. Él tiene 58 años y este año comenzará décimo.

Romero cuenta que le ha ido bien, aunque admite que le cuesta Matemáticas. "Aun así, he llevado notas de 89", dijo. Una vez que termine la secundaria, espera comenzar Administración de Empresas.

"Es lindo dar un ejemplo a todos, tanto a los que están afuera como aquí adentro. Hay que estudiar no importa la edad, eso para mí no ha sido ningún problema", concluyó.

Como parte de los actos de inauguración hubo música en vivo y una representación con "estatuas vivientes" de la fuerza, el empeño, la superación la valentía y la dedicación.