12 enero, 2015

Tal y como lo habían anticipado las autoridades francesas el viernes, la jornada que vivió ayer París fue excepcional.

Casi cuatro millones de personas se unieron con el único objetivo de manifestarse contra los ataques yihadistas de la semana pasada, los cuales cobraron la vida de 17 personas.

Uno de los asistentes a esta gran marcha, fue Manuel Morales, el encargado de negocios a. i. de la embajada de Costa Rica en Francia , quien relató a este diario los hechos inéditos de la multitudinaria manifestación.

Morales, de 35 años, destacó en primera instancia en su relato la cantidad de personas que acudieron al llamado de lo que el Gobierno francés denominó “la marcha republicana”.

La cantidad de personas era tal que las mismas autoridades renunciaron formalmente a hacer un conteo; normalmente ellos siempre hacen estimaciones de cuánta gente participó, pero el Ministerio del Interior dijo que no iba a haber conteo, porque había excedido en mucho lo que se tenía previsto de asistencia y del recorrido en la ciudad”, afirmó el costarricense.

Otro hecho que también llamó la atención del diplomático fue que, por esta vez, el vínculo que unía a los asistentes estaba lejos de un color político.

“Era como si todo el país fuera uno; es decir, no se sabía quién era de qué partido político, ni de qué sindicato, ni de qué región. Era todo mundo representando a Francia; eran los franceses todos juntos y eso fue muy fuerte, porque contrasta mucho con la configuración usual de las protestas en Francia”, narró.

El ambiente también fue inédito. Silencio, solemnidad, cantos del himno nacional La Marsellesa, aplausos ocasionales y agradecimientos a los efectivos policiales por su trabajo en los últimos días fueron parte de las “postales” de la marcha.

“Hay imágenes de un señor que se le acerca a un policía de un cuerpo militar para darle un beso y agradecerle y el policía se queda como congelado porque no sabe cómo reaccionar.

”Son cosas que lo llevan a uno a darse cuenta de lo excepcional que fue el día de hoy (ayer)”, afirmó Morales.

Para el funcionario, a pesar del asombro que causaron los atentados en la población francesa, los ciudadanos dan muestras de su valentía. “Algunas pancartas decían: ‘No tenemos miedo, por eso no vamos a cambiar’”.