21 junio, 2014

Ciudad del Vaticano. AFP. El papa Francisco se pronunció con firmeza ayer en contra de la legalización de las drogas, inclusive aquellas livianas, un asunto de actualidad en numerosos países de América Latina y Estados Unidos.

“La droga no se vence con la droga”, aseguró el Papa argentino ante los participantes a una conferencia internacional sobre el narcotráfico que se celebra en Roma.

“No a todo tipo de droga, sobre esto no pueden existir compromisos”, agregó el Papa, al condenar indirectamente el experimento uruguayo de legalizar la producción y venta de marihuana.

Papa afirma que las drogas no se combaten con más droga. | AP
Papa afirma que las drogas no se combaten con más droga. | AP

Uruguay se ubicó en el centro de la escena mundial en diciembre de 2013 con la aprobación de una inédita norma que regula el mercado de cannabis y sus derivados.

“Las legalizaciones de las drogas livianas , cuanto menos discutibles a nivel legislativo, no producen los efectos prefijados y las drogas sustitutivas no son una terapia suficiente sino un modo velado para rendirse ante el fenómeno”, subrayó el pontífice argentino.

Valores. Para el jefe de la Iglesia católica con el fin de luchar contra ese flagelo es necesario decir sí a la vida, sí al amor, sí a la educación, sí al deporte, sí al trabajo, sí a más fuentes de trabajo”.

“Si se concretan estos no habrá lugar para la droga, para el abuso de alcohol ni para las otras dependencias”, comentó.

“La droga es un mal y con el mal no se pueden hacer compromisos”, reiteró el Pontífice, quien asistía a jóvenes drogadictos cuando era arzobispo de Buenos Aires.

Criticó también el uso paliativo de psicofármacos en aquellas personas que continúan consumiendo droga y advirtió sobre los peligros que entraña este uso.