7 septiembre, 2015

Como comediante y personaje de la televisión, Jimmy Morales se convirtió en una de las figuras más celebradas para los guatemaltecos, que el domingo lo consagraron como favorito para gobernar el país centroamericano, estremecido por los escándalos de corrupción.

Las revelaciones de un esquema de defraudación fiscal que causaron la renuncia y detención del expresidente Otto Pérez hicieron que Morales, aspirante por el partido derechista FCN-Nación, emergiera como el candidato alternativo que capitalizó el favor de una población hastiada de los políticos tradicionales.

Y aunque fue el candidato más votado en los comicios del domingo, al haber alcanzado apenas 23,95% de los votos con cerca de 97,71% de los sufragios escrutados es insuficiente para vencer en primera ronda.

La segunda ronda la disputará el 25 de octubre con un aspirante por definir, debido a una férrea lucha por los últimos votos entre la exprimera dama Sandra Torres, que hasta el momento lleva el 19,62%, una leve ventaja sobre el derechista Manuel Baldizón (19,57%).

De 46 años, Morales es actor cómico y productor de televisión. También cuenta con estudios universitarios de negocios, comunicación, seguridad y defensa.

Con su sorpresiva victoria, Morales ahora aspira a superar a "Neto", el ficticio personaje de un vaquero ingenuo que personificó en una película en el 2007, en la que queda a un paso de ganar la presidencia pero declina a último momento para pedir a los votantes reflexionar bien antes de elegir a los políticos.

El candidato del partido Frente de Convergencia Nacional, Jimmy Morales, brindó este lunes una conferencia de prensa en Ciudad de Guatemala.
El candidato del partido Frente de Convergencia Nacional, Jimmy Morales, brindó este lunes una conferencia de prensa en Ciudad de Guatemala.

La película se presenta como una parodia de las falsas promesas de los candidatos, que casualmente coincide con la coyuntura actual en el país por el rechazo a la clase política tradicional.

Al finalizar el programa de televisión, que se transmite todos los domingos y que lanzó a la fama artística a Jimmy y su hermano Sammy, el fuerte contendiente a la presidencia plantea un pensamiento a través de una moraleja.

La participación de Jimmy en la contienda política lo hizo distanciarse del programa.

"La gente en la calle me pregunta si soy Nito o soy Neto. Soy Neto, no soy bonito pero soy coqueto", suele decir Morales en sus discursos, seguido por risas y aplausos, que le permiten romper el hielo para hablar de su intención de colocarse la banda presidencial el próximo 14 de enero, cuando debe asumir el nuevo gobierno.

"Durante 20 años los he hecho reír, les prometo que si llego a ser presidente no los voy a hacer llorar", afirma Morales, quien no obstante ha reconocido en varios foros que no posee un plan de gobierno definido.

Más oficios. Casado y padre de cuatro hijos, Morales posee, además de sus dotes artísticas, estudios de teología, administración de empresas y estrategias de seguridad, según su sitio web.

Asimismo, el aspirante dice ser "empresario, docente universitario, comunicador, académico, filántropo y político".

En el largometraje, el comediante promete construir un "puente de 20 kilómetros de largo" para cruzar un río, pero sus correligionarios le indican que no hay, a lo que Neto responde: "íSi no hay río, les vamos a construir los ríos que hagan falta!".

En las elecciones pasadas, en 2011, el comediante intentó dar sus primeros pasos en política pero fracasó en sus aspiraciones para alcanzar la alcaldía del municipio de Mixco, colindante al oeste con la capital. En esa oportunidad compitió por el ahora desaparecido partido Acción de Desarrollo Nacional (ADN).

"Soy una clase nueva de político que respeta acuerdos y no compra voluntades, que no hace negocios para vender plazas (de trabajo)". Jimmy Morales, candidato presidencial.

Morales ha centrado su campaña en asegurarle a la población que es un candidato diferente, tratando de desligarse de la desgastada clase política bajo el lema "Ni corrupto, ni ladrón".

"Soy una clase nueva de político que respeta acuerdos y no compra voluntades, que no hace negocios para vender plazas (de trabajo)", declaró Morales a medios nacionales.

Sin embargo, enfrenta una serie de críticas por el pasado del partido FCN que lo postula, fundado en 2008 por militares retirados que grupos de derechos humanos vinculan a vejámenes cometidos durante la guerra civil guatemalteca (1960-1996).

Incomodado por el señalamiento, Morales niega hasta la saciedad la presencia de militares en sus filas.

Asimismo, asegura que "el FCN no tiene financiamiento de fuentes oscuras".

Su hermano Sammy ha salido en su defensa: "Un comediante... Un simple comediante puso a toda la clase política a temblar y a invertir millones de quetzales y todo tipo de recursos para desacreditarlo y para bajarlo de la moto", escribió en su cuenta de Facebook.

Etiquetado como: