Organización asegura que violación ocurrió en dos ocasiones

 6 octubre, 2015

Beirut.

La OTAN acusó, este martes, a Rusia de haber violado intencionalmente en dos ocasiones el espacio aéreo turco durante sus operaciones en Siria, que continuaron con los primeros ataques sobre la ciudad siria de Palmira.

"No es un accidente. Se trata de una seria violación", afirmó el secretario general de la OTAN , Jens Stoltenberg, aludiendo a los incidentes del pasado fin de semana entre aviones rusos y turcos cerca de la frontera siria.

Stoltenberg exigió a Moscú que este tipo de incursión "no se repita".

Por su parte, Turquía convocó en dos ocasiones al embajador de Rusia para "protestar firmemente tras la violación de su espacio aéreo" y advirtió que "Rusia sería considerada responsable si se reproducen incidentes similares".

En tanto, el presidente islamo-conservador turco, Recep Tayyip Erdogan, exhortó a Rusia a "no perder la amistad de Turquía". "No podemos sentarnos y mirar, tolerar esto", dijo Erdogan.

El Ejército turco anunció este lunes que "dos F-16 (turcos) fueron asediados por un Mig-29, sin identificar, durante cinco minutos y 40 segundos el domingo".

Uno de los aviones que participa de la ofensiva rusa en Siria
Uno de los aviones que participa de la ofensiva rusa en Siria

El sábado, dos aviones turcos interceptaron un caza ruso, obligándolo a dar media vuelta.

Según Moscú, esta incursión del espacio aéreo turco duró apenas "unos segundos y se debió a malas condiciones climáticas".

El aeropuerto donde están basados los cazas rusos, cerca de la ciudad siria de Latakia, está a menos de 50 kilómetros de Turquía. La aviación rusa bombardea posiciones rebeldes cerca de la frontera sirio-turca.

Una fuente militar siria anunció el martes que "la aviación rusa, en coordinación con la aviación siria" atacó posiciones controladas por el EI en Palmira y sus alrededores", "destruyendo 20 vehículos blindados, tres depósitos de armas y tres lanzacohetes".

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), los rusos realizaron al menos 30 bombardeos sobre Palmira la noche del lunes, que dejaron al menos 15 muertos entre las filas yihadistas.

En pleno desierto, en el centro de Siria, Palmira es conocida mundialmente por su casco antiguo, declarado patrimonio de la Humanidad.

Desde que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) tomó el control de esta ciudad en mayo, ha destruido varios de sus monumentos milenarios. Este grupo yihadista considera como objetos de idolatría las obras religiosas pre-islámicas, principalmente las estatuas.

De acuerdo al OSDH, entre los ataques de este lunes de la aviación rusa, cuatro fueron contra Raqa, principal feudo del EI en el noreste del país. Cuatro yihadistas habrían muerto.

Durante la primera semana de operaciones rusas en Siria, que fueron solicitadas por el presidente sirio Bashar al Asad, los cazas rusos buscaron prioritariamente cortar los nexos entre los rebeldes en las provincias del centro, del norte y del oeste de Siria, afirmó un alto responsable militar.

Este responsable dijo al diario libanés al-Akhbar que "los bombardeos rusos se centran, en una primera etapa, en posiciones donde están concentrados grupos armados, en la intersección de diferentes provincias". Dio como ejemplo la ciudad de Talbise y de Rastan, que une Homs a Hama, o Jisr al-Chughur, entre Idleb y Latakia.

Estas posiciones están bajo el control de islamistas y del Frente Al-Nosra, el brazo sirio de Al Qaida, que han estado en el radar de los bombarderos rusos en varias ocasiones.

Una fuente militar siria dijo a la AFP que las operaciones "siguen en la primera etapa" pero que "extenderán y durarán varios meses".

Esta fuente desmintió las informaciones "sobre una operación militar terrestre inminente" ya que "ahora es el tiempo de las operaciones aéreas rusas".

Una delegación militar rusa se reunirá este martes en Israel con homólogos en Tel Aviv para hablar sobre una "coordinación regional" con el fin de evitar cualquier enfrentamiento accidental en Siria.

Etiquetado como: