Anthony Lake aseguró que la actual generación de niños ‘corre riesgo’

 23 marzo, 2013

Ciudad de Guatemala. AFP. El director del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el estadounidense Anthony Lake, advirtió de los niveles alarmantes que alcanzan en Guatemala la violencia juvenil, el embarazo precoz y la desnutrición, que afecta a 50% de los menores de cinco años.

“Hay una generación que corre riesgo y eso significa que el futuro del país está en riesgo. Lo que está en juego es muchísimo a la luz de estos problemas”, afirmó Lake, quien concluyó ayer una visita de cuatro días al país.

El director dijo haber quedado “impresionado por la inmensidad de los problemas” que afectan a la niñez en Guatemala, donde el 54% de las 15 millones de personas vive en la pobreza.

“Todos los días un joven muere en Guatemala como resultado de la violencia. Hay un inmenso problema de violencia de niños que se pierden de una forma u otra en el sistema”, agregó.

Según datos oficiales, el año pasado se registraron más de 600 muertes violentas de menores de 18 años, lo que significa un promedio de 46 niños fallecidos por la violencia cada mes, en su mayoría por armas de fuego.

Guatemala es considerado como uno de los países más violentos del mundo, con una tasa de 39 homicidios por cada 100.000 habitantes, según un informe de las Naciones Unidas de 2012, sobre todo por la penetración de los carteles de la droga mexicanos, que buscan aliados en las pandillas juveniles.

El experto también lamentó la alta incidencia de embarazos en niñas, en muchos caso como consecuencia de violencia sexual intrafamiliar. “Todos los días en Guatemala más de diez niñas menores de 14 años dan a luz y muchas incluso de 10 años de edad”, dijo.

Otro flagelo, destacó el experto, es la desnutrición crónica que afecta al 49% de los menores de cinco años, el índice más alto en Latinoamérica y el sexto en el mundo.

Etiquetado como: