En el estado de Florida se encuentran al menos 11.600 costarricenses empadronados, pero en el censo que se efectuó en el 2014, el registro fue de 27.400 ticos.

Por: Ximena Alfaro 8 septiembre

Florida

 El costarricense Jose Madrigal, junto a su pareja, Samantha Spiliadis, y sus dos hijos, Ashley y Anthony.
El costarricense Jose Madrigal, junto a su pareja, Samantha Spiliadis, y sus dos hijos, Ashley y Anthony.

El costarricense José Madrigal reside desde hace 17 años en el condado de Miami-Dade, en el estado de Florida, y es la primera vez que se enfrenta a la llegada de un huracán tan fuerte como Irma.

Madrigal, quien vive con sus dos hijos y su novia, afirma que están preparados para la llegada del ciclón, que se espera impacte la costa sureste de Estados Unidos la madrugada del domingo.

El tico asegura que se percibe la tensión entre los ciudadanos y que ya se reporta faltante de gasolina en las estaciones, así como de agua y alimentos enlatados en los supermercados. Además, se prevé que en los próximos días haya cortes del servicio eléctrico, producto de los fuertes vientos y las lluvias.

"Yo vivo cerca de una gasolinera, entonces el tanque de gasolina está lleno. Lo que hacemos es evitar manejar y también el agua embotellada se acabó desde hace cinco días", relata Madrigal.

El costarricense, que labora como asesor de ventas en una empresa de alimentos, cuenta que desde hace aproximadamente semana y media los habitantes conocen la trayectoria del huracán, por lo que han tenido suficiente tiempo para tomar previsiones. También reconoce que en esta ocasión las autoridades tomaron mayores medidas para informar a los ciudadanos.

"La ciudad ha mejorado en preparación, se tiene más información. En el 2005 estuvo (el ciclón) Wilma y luego se dieron otras tormentas que fueron categoría 2 o 3, pero al menos yo nunca he experimentado uno de categoría 4", señala Madrigal, quien es oriundo de Heredia.

Él y su familia no debieron trasladarse a un albergue, pues su vivienda se encuentra en una de las zonas de bajo riesgo, a diferencia de las personas que estaban más cerca de la costa, a las que sí se les pidió la movilización ante la emergencia.

En el estado de Florida se encuentran al menos 11.600 costarricenses empadronados, pero en el censo que se efectuó en el 2014, el registro fue de 27.400 ticos (incluye a quienes no tienen papeles).

Llamado del Consulado

Por su parte, el cónsul de Costa Rica en Miami, Rodolfo Rodríguez, manifiesta que el ambiente de preocupación es evidente al ver la salida masiva de automóviles y por el desabastecimiento de algunos productos.

"El clima todavía está bien, no está lloviendo. No se ve un clima como que fuera a pensar uno que viene algo tan grave, pero sí, la gente se ve preocupada", dice Rodríguez.

El cónsul, que debió movilizarse por el huracán y está en la ciudad de Orlando, pide a los costarricenses que se encuentren en algún lugar con alerta de evacuación que se desplacen lo más pronto posible a los albergues, ya que estos centros se están llenando con mucha facilidad.

Rodríguez asegura que varios ciudadanos de Costa Rica, que estaban como turistas en Miami, se movilizaron hacia los estados de Georgia y Luisiana. Además, indica que han recibido consultas relacionadas con la pérdida de pasaportes.

El Consulado habilitó dos números telefónicos para atender inquietudes sobre albergues y las zonas más seguras: (305) 504-3774, (386) 301-8273.

También se puede escribir a su página de Facebook: Consulado de Costa Rica en Miami.