16 abril, 2016

La Habana

El presidente Raúl Castro defendió este sábado el sistema de partido único que rige en Cuba desde hace cinco décadas, e ironizó sobre el modelo bipartidista de Estados Unidos y rechazó los llamados a la apertura política.

"Si lograran algún día fragmentarnos sería el principio del fin", dijo Castro en la apertura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC, único), frecuentemente cuestionado por políticos de Estados Unidos y europeos.

En una reciente conversación con un político estadounidense, Castro narró que escuchó críticas al unipartidismo cubano al ser considerado como un problema de derechos políticos en la isla.

"Hablando de los derechos políticos me decían en Cuba: nada más hay un partido y yo contestaba: ¿y? Igual que ustedes tienen un solo partido", dijo Castro entre risas del auditorio, formado por mil delegados y más de 280 invitados a la reunión.

Castro dijo que su interlocutor respondió: "no, nosotros tenemos dos. Y como si yo no lo supiera: ¿me dicen sus nombres?: demócrata y republicano".

Raúl Castro pronunció este sábado un discurso durante el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en La Habana.
Raúl Castro pronunció este sábado un discurso durante el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en La Habana.

"Correcto, eso es correcto. Eso es igual que si en Cuba tuviéramos dos partidos, (mi hermano y líder histórico) Fidel dirige uno y yo el otro", le respondió Castro.

"Seguro que Fidel va a decir: yo quiero dirigir el comunista, yo diré, bueno, yo dirigiré el otro, no importa el nombre", añadió Castro en un discurso de poco más de dos horas.

Dijo que desde el inicio del proceso de normalización de relaciones con Estados Unidos, en diciembre del 2014, ha habido "resultados concretos", pero que aún se mantiene en vigor el embargo, y la ocupación de territorio de la isla en la base norteamericana de Guantánamo.

Indicó que las medidas de flexibilización del "bloqueo", dictadas por el presidente Barack Obama previo a su histórica visita a Cuba en marzo, "son positivas, pero no suficientes".

Dijo que Cuba quiere "un diálogo respetuoso y constructivo" con Estados Unidos, e instó a Washington a "aceptar y respetar las diferencias" entre los dos países, que son "numerosas y profundas".

"Concentrémonos en lo que nos une y no en lo que nos separa", añadió.

Etiquetado como: