Negociaciones en El Cairo en procura de un acuerdo duradero quedan en el aire

 10 agosto, 2014
Un niño palestino lleva un colchón por entre las ruinas de una casa afectada por un ataque israelí en el campo de refugiados de Jabalia, Gaza. | AFP
Un niño palestino lleva un colchón por entre las ruinas de una casa afectada por un ataque israelí en el campo de refugiados de Jabalia, Gaza. | AFP

Gaza. AFP y AP. Las conversaciones entre Israel y Hamás promovidas por Egipto para establecer una nueva frontera quedaron en duda ayer después que altos funcionarios informaron de que el equipo israelí no se reintegrará al diálogo en El Cairo, a menos que se detengan los ataques desde Gaza.

Un día después de que concluyó la tregua temporal entre Israel y los palestinos , los ataques a través de la frontera continuaron el sábado, aunque con una intensidad menor a la de días previos.

Aviones israelíes llevaron a cabo ayer 49 bombardeos y en respuesta a los cohetes; los combatientes palestinos lanzaron 23 hacia el territorio de Israel.

Las conversaciones indirectas en El Cairo, que comenzaron a principios de la semana y en las que los mediadores egipcios consultan por separado con israelíes y palestinos, tienen como objetivo alcanzar un cese del fuego duradero y nuevos acuerdos fronterizos para Gaza.

Israel y Egipto restringieron fuertemente el comercio y el ingreso y salida de personas de Gaza desde que la milicia de Hamás se apoderó del territorio, hace siete años.

No obstante, las diferencias son grandes y hacen que un acuerdo amplio anhelado por la comunidad internacional parezca improbable. Este arreglo incluiría la apertura de las fronteras de Gaza y acuerdos para la reconstrucción de todo el territorio que ha sido gravemente dañado por la guerra.

Israel sostiene que no abrirá las fronteras de Gaza a menos que los grupos extremistas se desarmen.

‘Intransigencia’. Hamás advirtió el sábado e que no hará ninguna concesión a Israel. “No habrá marcha atrás. La resistencia continuará con todas sus fuerzas. La intransigencia del ocupante (israelí) no aportará nada y no haremos ninguna concesión sobre las exigencias de nuestro pueblo ”, afirmó Fawzi Barhum, un portavoz del movimiento islamista.

Desde su inicio, el 8 de julio, el conflicto ha dejado al menos 1.900 palestinos muertos, la mayoría civiles, y 67 fallecidos en el bando israelí, casi todos soldados.

Los socorristas palestinos contabilizaron ayer siete muertos en el centro y el sur de la franja de Gaza.

Según la Organización de las Naciones Unidas, entre las víctimas palestinas hay 447 niños.