Por: Monserrath Vargas L., Doriam Díaz 16 febrero, 2013

Los asteroides son restos de la creación del sistema solar, compuestos por hierro, oro y platino, pero en el futuro podrían convertirse en una “mina de oro” para las empresas espaciales.

Así lo aseguró Stephen Covey, director de Desarrollo e Investigación, y fundador de Deep Space Industries (DSI).

Para Covey, asteroides como el 2012 DA14 poseen $65.000 millones en agua recuperable y $130.000 millones en metales.

DSI planea explotar las riquezas de los asteroides en el espacio, con el fin de convertir el material que contienen en componentes metálicos, y utilizar el agua recolectada en forma de hielo como combustible para cohetes.

Sin embargo, esta técnica no se podría aplicar en el 2012 DA14, tan próximo al planeta, pues “su órbita está relativamente inclinada respecto a la Tierra, por lo que se necesitaría mucha energía para poder “cazarlo”, como sugiere Covey.

La empresa, que prevé tener su propia flota de aparatos espaciales, ya puso en agenda su primera misión, en el 2015, para hacer un viaje de reconocimiento a un asteroide.

¿Cómo funcionaría? Deep Space Industries está diseñando sus propios modelos para crear un vehículo que permita acercar a la órbita terrestre pequeños fragmentos de asteroides.

Ese vehículo desplegará un tentáculo metálico para rodear el el cuerpo rocoso y arrastrarlo, como si llevara una gran bolsa.

De momento, ya hay dos compañías estadounidenses, DSI y Planetary Resources (en la que participa el cofundador de Google, Larry Page), interesadas en explotar estos recursos.

Está por verse si se trata de proyectos de ciencia ficción, o si la minería tendrá como nuevo destino el espacio.