Entre el 2011 y el 2015 se instalaron 106 centros de apoyo y 89 empresas de fabricación

Por: Marvin Barquero 17 junio, 2016

San José.

Costa Rica atrajo un número mayor de proyectos de inversión extranjera en el área de servicios que en la de manufactura, en los últimos cinco años, de acuerdo con un recuento solicitado a la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

En ese lapso, 106 nuevos proyectos de servicios se iniciaron en el país, entre nuevas empresas o ampliaciones de otras, detalló el informe preparado por la Coalición. En el caso de la manufactura, entre el 2011 y el 2015 se instalaron 89 compañías que califican dentro de esa área.

Entre las empresas que instalaron operaciones de ese tipo, en ese periodo, se encuentran Concentrix, Bridgestone, Bosh e Infosys, recordó el recuento de Cinde.

Esta situación refleja una especialización de la economía hacia los centros de servicio y los servicios en general, en los cuales se requiere de profesionales en diversas áreas, como recursos humanos, finanzas, ingenierías, ingeniería de aplicaciones, ventas internas, servicio al cliente y mercadeo, entre otros.

Los centros de servicio brindan soporte, asistencia y resolución de casos desde Costa Rica a las empresas de una multinacional instaladas en diferentes partes del mundo. Esto es que desde Costa Rica se lleva la contabilidad, las finanzas en general o el área de recursos humanos para las afiliadas de una corporación.

Por esa razón, este tipo de centros requiere de personal que hable dos o tres idiomas. Actualmente, las compañías prefieren a quienes tienen un tercer idioma.

Jorge Vargas Cullel, director del programa Estado de la Nación, explicó que indudablemente la economía nacional se está moviendo hacia una especialización en los servicios.

Recordó que hay tres etapas muy bien definidas en las exportaciones de Costa Rica: la primera fue en los años ochenta con una diversificación de exportaciones, especialmente de origen agrícola; la segunda de ellas parte de la llegada de Intel, en 1997, y se centró en la manufactura de alta tecnología y la tercera es la especializada en servicios, la cual parte de unos cinco o seis años atrás.

Actualmente, los servicios tienen cada vez más peso dentro de la estructura general de las exportaciones y, además, los envíos de bienes tienen cada vez incorporado el tema de los servicios, recordó Vargas.

El último análisis de las exportaciones de servicios realizado por el Ministerio de Comercio Exterior (Comex), al tercer trimestre del 2015, detalló que ese sector tuvo una tasa de crecimiento promedio anual del 8,6% entre el 2011 y 2014.

El valor de las exportaciones de servicios cerró, en el 2014 (enero-diciembre), con una cifra récord de $6.381 millones, la cual fue superada por la registrada en el periodo interanual de octubre 2014–setiembre 2015, que fue de $6.594,1 millones.

LNCNWS20160616_0067

Las exportaciones costarricenses de bienes cerraron en $9.666 millones, en el 2015.

Retos. La presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Laura Bonilla, resaltó que es muy importante este avance, particularmente por la generación de empleo calificado, pero advirtió de que Costa Rica debe mantener niveles parecidos de apoyo a los desarrollos de manufactura y agrícolas, pues son los que generan más empleo menos calificados y en zonas rurales.

Vargas consideró que los retos generados por una economía de servicios no son tan diferentes a los de la economía de manufactura de alta tecnología, pues pasan por la formación de personal calificado en diferentes áreas técnicas y por la capacitación en varios idiomas, entre otros.

Por eso, agregó, Costa Rica debe apostar a varios niveles de educación universitaria, con una oferta de programas en centros públicos y privados mucho más concentrados en disciplinas técnicas y científicas.

Agregó que ve a la Universidad Técnica Nacional, por ejemplo, concentrada en diplomados técnicos superiores. Además, señaló, es fundamental cambiar el perfil del Instituto Nacional de Aprendizaje hacia la formación de técnicos medios y superiores, y no solo a capacitar obreros.

infografia
Vargas recordó, además, que un 22% de la educación secundaria en Costa Rica tiene orientación técnica, por lo cual en necesario aumentar ese porcentaje.

Para Bonilla, el país no podrá insertar rápidamente a todos sus trabajadores en una economía de servicios, con lo que seguirá siendo muy relevante la generación de empleo para personas con pocas posibilidades u opciones de capacitación.

Vanessa Gibson, directora de Desarrollo Corporativo y Clima de Inversión de Cinde, recordó que los centros de servicios son intensivos en mano de obra y en conocimientos, por lo que tener mano de obra calificada y alineada a lo que las empresas requieren es fundamental para ser competitivos.

Desde Costa Rica, agregó Gibson, se atiende ya no solo a Estados Unidos sino a Brasil, Europa y otros lugares del planeta y, por eso, se están exigiendo otros idiomas, además del inglés.

En la era de los servicios, según Gibson, el reto de la infraestructura (carreteras, aeropuertos y desarrollo inmobiliario), del transporte público y de las telecomunicaciones se vuelve incluso más crítico que en la etapa de la manufactura de alta tecnología.