Empresa dice que no espera impacto y descarta emisión de bonos a corto plazo

Por: Marvin Barquero 24 enero, 2015
La calificadora enfatizó en un endeudamiento moderado y un programa agresivo de inversión del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Aquí la nueva planta de generación de Pirrís. | ARCHIVO/ JORGE CASTILLO.
La calificadora enfatizó en un endeudamiento moderado y un programa agresivo de inversión del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Aquí la nueva planta de generación de Pirrís. | ARCHIVO/ JORGE CASTILLO.

La calificadora de riesgo Fitch Ratings anunció ayer que redujo la perspectiva de la deuda del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), arrastrada por la baja que la agencia determinó para Costa Rica este jueves.

Las perspectiva de la deuda del ICE pasó, igual que la del país, de estable a negativa, para ubicarse en BB+.

“Básicamente es porque el primer fundamento o soporte de la calificación del ICE es que es propiedad del Estado”, explicó Allan Lewis, analista de riesgo de Fitch Ratings.

Agregó que, en este caso, entre otras cosas se tomó en cuenta que se trata de un monopolio estatal, por lo que la institución tiene el apoyo del Gobierno al tratarse de una entidad importante y estratégica para las autoridades en el poder.

La baja en las perspectiva es una advertencia de que la nota o calificación de la deuda de la institución podría descender aún más en el futuro.

La calificación, en tanto, es una opinión sobre la capacidad de pago de la empresa estatal y una caída afectaría la posibilidad de consecución de recursos, particularmente mediante una eventual emisión de títulos.

Minimizan impacto. Para el ICE, la decisión de Fitch no conlleva un efecto inmediato.

“Se espera que no haya un impacto significativo en el rendimiento exigido para los títulos colocados a nivel internacional del ICE”, indicó Jesús Orozco, jefe de la División Corporativa de Finanzas del Instituto, al responder por escrito las consultas enviadas por La Nación .

En general, la agencia calificadora atribuyó la caída en la perspectiva de la deuda del ICE a los problemas del país: el elevado déficit fiscal, la desaceleración del crecimiento económico y las dificultades para poner en vigencia varias reformas fiscales.

Orozco explicó que, en caso de que los precios de los bonos colocados en el mercado internacional sufran variaciones, no se afectarán las finanzas de la entidad, pues registra sus pasivos al costo y no a precios de mercado.

Aclaró que la colocación de bonos en el mercado internacional es solo una de las alternativas que se manejan para cubrir las necesidades de inversión.

“De momento no se tiene pensado salir al mercado internacional, ya que los proyectos que están en desarrollo cuentan con las fuentes de financiamiento debidamente formalizadas y en ejecución”, señaló Orozco.

En la mira. Fitch también califica a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), pero como lo hace bajo perspectiva local, no se esperan cambios, manifestó Lewis.

También evalúa a los bancos públicos y al Instituto Nacional de Seguros (INS), pero en estos casos lo hace desde su oficina regional ubicada en El Salvador, unidad que podría emitir algún criterio en los próximos días.