Intermediarios colocaron depósitos en dólares de las personas en mercado internacional

Por: Patricia Leitón 1 agosto

San José

El Banco Central está inquieto por la salida de recursos financieros que muestran las cuentas externas y que, según el presidente de la entidad, Olivier Castro, obedece a inversiones en el exterior que han realizado los bancos locales con los recursos en dólares de los depositantes.

En el primer semestre del año se registró un mayor apetito de los ahorrantes por los dólares, lo cual generó una presión al alza al tipo de cambio. | ARCHIVO
En el primer semestre del año se registró un mayor apetito de los ahorrantes por los dólares, lo cual generó una presión al alza al tipo de cambio. | ARCHIVO

La situación se hizo evidente en el documento Revisión del Programa Macroeconómico 2017 y 2018, donde la entidad señala: "y una balanza de pagos cuyo déficit en cuenta corriente, si bien continuó financiado con recursos provenientes de la inversión directa, puso de manifiesto la vulnerabilidad que introducen flujos financieros distintos a la inversión extranjera directa, y que llevaron a una reducción en el saldo de reservas internacionales de $761 millones en este semestre".

La balanza de pagos es la cuenta que registra las transacciones de los nacionales con el resto del mundo. En dicha balanza se muestra, en el primer semestre del año, una salida neta (salidas menos entradas) de recursos por $346 millones, del sector público.

"En particular, esa salida de recursos del sector público respondió a operaciones de entidades financieras que disminuyeron el saldo de endeudamiento externo de largo plazo y aumentaron su tenencia de activos externos, de manera consecuente con el incremento en la captación local en moneda extranjera, que les permitió constituir esos activos", señala el informe.

Olivier Castro, presidente del Banco Central, explicó este miércoles que lo que sucedió es que los ahorrantes cambiaron sus inversiones de colones a dólares y los depositaron en los bancos. Luego, los bancos, especialmente públicos, tomaron esas inversiones y las depositaron en el exterior.

Para satisfacer la demanda de dólares de los ahorrantes, el Banco Central vendió parte de sus reservas, entonces disminuyeron las reservas de la entidad y aumentaron las de los bancos comerciales.

Castro brindó sus declaraciones este martes, luego de una conferencia de prensa en la cual explicó que esperan que, para octubre, les desembolsen los $1.000 millones que gestionan ante el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

Central advierte de riesgos

Los recursos de los depositantes en dólares siguen estando en manos de las entidades y cuando se le paga a los ahorrantes se traen al país.

No obstante, Róger Madrigal, director de la división económica, explicó que esta situación tiene riesgos para el sistema financiero.

"Con la facilidad de que los costarricenses nos cambiamos de moneda, por la razón que sea (...) eso le mete una vulnerabilidad a la cuenta de capital de la balanza de pagos, porque es muy fácil sacar eso (los recursos), y eso se manifiesta en el mercado cambiario", comentó Madrigal.

Detalló que la demanda de dólares para ahorros presiona al alza el tipo de cambio y puede subir de tal forma que quienes tengan deudas en dólares no puedan pagar, y entonces se crea un problema para todo el sistema financiero.

Según el documento de la revisión del programa macroeconómico, el 40% del crédito al sector privado no financiero está denominado en moneda extranjera y de ese saldo, 70% está concentrado en agentes cuya principal fuente de ingresos es en colones y no en divisas.

Además, el 91% de ese saldo del crédito en dólares es de prestatarios cuya principal fuente de ingresos es en colones, está concentrado en familias y empresas privadas no financieras.

La autoridad monetaria ofrecerá a los intermediarios invertir los recursos en el mismo Banco Central y así los dólares regresarían de nuevo a sus reservas.

Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos, explicó que las razones que tienen las entidades para decidir la composición de sus portafolios de inversión pueden ser muy diversas y complejas, entre ellas toman en cuenta: el rendimiento que obtienen, la liquidez de los instrumentos, la calificación de riesgo, la ponderación de riesgos desde el punto de vista del cálculo de la suficiencia patrimonial.

Consultada sobre la opción que les ofrecerá el Banco Central para mantener los recursos en el país, Ortega dijo que saben que la Junta Directiva aprobó implementar el mecanismo, lo cual les parece positivo, pues podría atraer esas inversiones.

"No obstante, aún no se conocen los términos en que funcionará el mecanismo, por lo que habrá que esperar para ver si resultará suficientemente atractivo para los operadores bancarios y financieros", añadió.